Seguro que estás al tanto de las noticias en estos días y una de las que más se están repitiendo en los informativos de todo el planeta. 

Se ha levantado una gran alerta alrededor de todo el globo con este hecho: la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elevado en las últimas horas la amenaza de esta enfermedad a “alta” por la rapidez con la que se están conociendo nuevos casos en distintos puntos del mundo.

Asimismo, esta institución ha puesto en alerta a los centros médicos para que estén atentos ante un posible avance mayor del coronavirus de China.

Una de las cuestiones a resolver aún es la causa real de su contagio, aunque distintas autoridades se han atrevido a afirmar ya que se trata de un tipo de virus que se contagia entre humanos, pero ¿cómo?

“No se sabe lo suficiente como para sacar conclusiones definitivas sobre cómo se transmite, las características clínicas de la enfermedad, el grado de propagación o su origen, que sigue siendo desconocido”, indica la OMS acerca de esta enfermedad.

Qué es el coronavirus humano

El coronavirus humano pertenece a una familia de virus, de los que solo seis o siete infectan a las personas. Se trata de un género de virus ARN de vertebrados de Coronaviridae, por lo que usan el ácido ribonucléico como material genético.

El término con el que lo conocemos se debe a las estructuras redondeadas en forma de corona que se puede apreciar mediante el microscopio electrónico.

El estadio más leve consiste en un resfriado común pero, según distintos estudios realizados sobre el coronavirus más reciente, de cuyo origen se tiene constancia a finales de diciembre de 2019, este coronavirus puede provocar problemas respiratorios, por lo que los expertos consideran que guarda similitud con otro tipo llamado SARS (síndrome respiratorio agudo severo, según sus siglas en inglés). Se ha demostrado que la secuencia genética coincide con esta otra clase en un 80%.

El SARS puede ser letal, basándonos en el precedente del año 2000, en China, cuando murieron 774 personas de las más de 8.000 que enfermaron.

El MERS-CoV fue otro tipo de coronavirus detectado en 2012 en Arabia Saudí, con una mortalidad estimada de un 35%.

No obstante, ya hay evidencias de que el coronavirus 2019nCoV (que es como se le ha bautizado para diferenciarlo del resto) no parece tan grave como el SARS ni tan peligroso como el MERS, que provocaba la muerte en más de un tercio de los enfermos.

Síntomas del coronavirus de Wuhan

Los coronavirus suelen tener señales en común que manifiestan su presencia:

  • Fatiga
  • Tos
  • Fiebre
  • Dolor de garganta y de cabeza
  • Malestar general
  • Escalofríos
  • Secreción y goteo nasal
  • Dificultad para respirar en los casos más severos
  • Posibilidad de neumonía

En el caso del MERS, también pueden darse problemas gastrointestinales, como diarrea.

El coronavirus humano incide en mayor medida, como ocurre con el resto de enfermedades, en personas mayores, inmunodeprimidas o con otras patologías crónicas, como la diabetes, el cáncer o alguna enfermedad pulmonar crónica.

Diagnóstico

El diagnóstico de esta patología se puede realizar de distintos modos: para diferenciar si el malestar procede de un resfriado común o del coronavirus humano, se recurre a un cultivo de nariz y garganta, así como un análisis de sangre, si el especialista lo estima oportuno.

En el caso del SARS, se recurre a una tomografía de tórax.

Tras la irrupción del coronavirus de Wuhan, la forma más ágil de detectarlo son los controles de temperatura en los aeropuertos a aquellos viajeros procedentes de las zonas afectadas, además de cuestionarios para determinar el riesgo de haberlo contraído.

Prevención del coronavirus humano de China

Actualmente, no se dispone de una vacuna que acabe con esta infección. No obstante, las autoridades sanitarias sugieren una serie de medidas efectivas para evitar contraer este coronavirus de Wuhan:

  • Higiene básica: lavarse las manos con frecuencia o evitar el contacto con personas infectadas son algunas de las premisas esenciales para huir de los efectos del coronavirus humano. Especial atención a ojos, nariz y boca. Quienes puedan tener contacto con las personas afectadas, deben usar mascarillas y pañuelos para cubrirse nariz y boca al toser o estornudar.
  • Cocción o pasteurización de los productos: hay que recordar que la mayoría de coronavirus son de origen animal, por lo que los alimentos de la misma procedencia deben procesarse mediante procesos de cocción o pasteurización y manipularse con cuidado para evitar que se infecten en el contacto con otros elementos crudos.

Estas medidas deben seguirse estrictamente si se quiere minimizar el riesgo de contraer el coronavirus de Wuhan, especialmente en el colectivo de personas más propensas mencionadas anteriormente.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Sangrar por la nariz a menudo: ¿es normal este problema?
Siguiente
Cómo mejorar la condición física después de las navidades