La gonorrea es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes, sobre todo en entre personas jóvenes. A pesar de que la percepción de público es que no es una enfermedad “grave” lo cierto es que la ausencia de tratamiento puede acarrear complicaciones muy graves. Además, la OMS alerta de que los gonococos (bacterias  causantes de la infección) son cada vez más resistentes a los antibióticos, lo que podría hacer que la gonorrea se volviera incurable en pocos años. En esta página tienes la información más relevante sobre la gonorrea, incluyendo sus síntomas, transmisión y cura.

¿Qué es gonorrea?

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por Neisseria gonorrhoeae, una bacteria de tipo gonococo que infecta las membranas mucosas del tracto genitourinario y áreas adyacentes. A la bacteria le gusta vivir en áreas húmedas del cuerpo como:
  • Superficies de la uretra, la vagina, el cuello uterino y el endometrio
  • Trompas de Falopio
  • Ano y recto
  • Revestimiento del párpado
  • Garganta
El gonococo se transmite principalmente a través de relaciones sexuales orales, vaginales o anales sin protección con una pareja infectada. La transmisión se da cuando la membrana mucosa (la piel suave que cubre todas las aberturas del cuerpo, entra en contacto con las secreciones de la membrana mucosa o el semen de una persona infectada.) Esto puede suceder incluso si el pene o la lengua no penetran completamente en la vagina o el ano. Si la vagina, el cuello uterino, el ano, el pene o la boca entran en contacto con secreciones o fluidos infectados, entonces la transmisión es posible.

¿Cuáles son los síntomas?

La gonorrea no siempre tiene síntomas, por lo que muchas personas no saben que la tienen. Los hombres son más propensos a tener síntomas que las mujeres. Muchos hombres presentan síntomas dentro de dos días a cinco días después de la exposición, con un rango posible de uno a 30 días.  En los hombres los síntomas pueden incluir:
  • Secreciones de color blanco amarillento en el pene
  • Ardor o dolor al orinar
  • Orinar con más frecuencia de lo habitual
  • Dolor o hinchazón de los testículos o epidídimo
Aunque la mayoría de las mujeres infectadas permanecerán asintomáticas (sin síntomas), las mujeres que desarrollan síntomas usualmente lo harán dentro de los 10 días posteriores a la infección. En su caso puede haber:
  • Flujo vaginal anormal que es amarillo y a veces con sangre.
  • Picazón vaginal
  • Quemazón, urgencia o frecuencia urinaria
Las infecciones por gonorrea en boca y garganta por lo general no tienen síntomas. Si está presentes pueden incluir dolor en la boca o la garganta, pus en la garganta e inflamación del ganglio linfático. Las infecciones rectales con gonorrea no suelen tener síntomas pero en caso de haberlos pueden incluir dolor, plenitud rectal (sensación de tener algo en el recto), sangrado o secreción. Si la gonorrea infecta el ojo, el enfermo puede sufrir conjuntivitis (inflamación del revestimiento del párpado). Los síntomas de la conjuntivitis incluyen enrojecimiento, hinchazón y secreción del ojo. Dado que los síntomas pueden no aparecer es importante hacerse las pruebas después de mantener relaciones sexuales de riesgo (relaciones sexuales sin protección con desconocidos) Si no se trata, la gonorrea puede causar complicaciones serias:
  • En las mujeres, se puede propagar desde el cuello uterino hasta el útero y las trompas de Falopio, causando una infección llamada Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP). A EIP puede causar dolor pélvico crónico, riesgo de embarazos ectópicos e infertilidad.
  • En los hombres, la gonorrea puede causar infección en los testículos. Tanto en hombres como en mujeres, la gonorrea puede causar artritis, infertilidad o infección grave en la sangre.
  • Para las mujeres embarazadas, la gonorrea aumenta el riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro, ruptura prematura de membranas o infección. Se puede pasar de madre a hijo durante el nacimiento, causando una infección ocular o una infección grave en la sangre en el bebé.

Diagnóstico

El diagnostico de gonorrea se realiza mediante el análisis de muestras de orina o mucosa en busca de la presencia de Neisseria gonorrhoeae. La mayoría de los hombres se evalúan mediante el análisis de una muestra de orina mientras que en las mujeres se prefiere usar una muestra extraída mediante un hisopo vaginal. Los hisopos rectales y faríngeos también se pueden usar para detectar la gonorrea en esos lugares.

Tratamientos para gonorrea

La gonorrea es tratable con antibióticos, aunque como dijimos al principio las autoridades alertan de la aparición de resistencias entre las bacterias. Actualmente el tratamiento más eficaz para la gonorrea es una terapia de combinación con una inyección de ceftriaxona, más azitromicina oral o doxiciclina. Se aplica tanto a hombres como a mujeres. Para que el tratamiento sea efectivo todos los medicamentos deben tomarse según las indicaciones. También hay que abstenerse de la actividad sexual durante 7 días después del tratamiento y hasta que todas las parejas sexuales reciban un tratamiento adecuado. Todas las parejas de los últimos 60 días deben ser examinadas y tratadas para prevenir la transmisión de la gonorrea.  

Recomendaciones y consejos

La gonorrea es una enfermedad fácilmente prevenible. Todos los expertos en salud sexual repiten las siguientes recomendaciones:
  • La mejor manera de protegerse del contagio es usar condón cada vez que tengas relaciones sexuales y evitar las relaciones sexuales sin protección hasta dentro de la pareja hasta confirmar mediante una prueba que ambos están libres de ETSs.
  • Si has tenido relaciones sexuales sin protección con una pareja que no se ha sometido a una prueba de gonorrea recientemente deberías hacerte la prueba. En general, se recomienda que las personas sexualmente activas de controlen de forma regular, al menos cada seis meses.
  • Si la prueba de gonorrea es positiva, asegúrate de recibir tratamiento lo antes posible. De esta forma evitarás complicaciones potenciales y también contagiarlo a tu pareja.
Los condones disminuyen las probabilidades de contraer gonorrea durante el sexo vaginal o durante el sexo oral con un hombre, pero es importante que ambos se hagan la prueba porque es fácil volver a infectarse si uno de los miembros aún la tiene.

Preguntas frecuentes

¿Se puede volver a tener gonorrea después del tratamiento?

En la gran mayoría de los casos, el tratamiento de la gonorrea es exitoso, pero no inmuniza contra el gonococo, por lo que el paciente puede volver a sufrir gonorrea si se infecta de nuevo. Por eso es muy importante que ambos integrantes de la pareja se hagan la prueba y reciba tratamiento para asegurarse de no diseminar la bacteria.

¿Cuáles son los mitos sobre la gonorrea?

Alrededor de la gonorrea, igual que en otras ETS, surgen toda clase de mitos que en ocasiones dificultan le prevención y causan un estigma sobre los enfermos. Contrariamente a lo que puede leerse en algunas páginas de internet no se puede contraer la gonorrea por besarse, abrazarse ni compartir bebidas o alimentos con alguien. Sin embargo, puede contagiarse a través del sexo oral. No se puede contraer gonorrea ni ninguna otra enfermedad de transmisión sexual sentándose en el asiento del váter. Las bacterias de la gonorrea no sobreviven fuera del cuerpo humano y no te infectarás al sentarte en un inodoro, incluso si alguien que tiene gonorrea lo ha usado antes. Tampoco hay riesgo de contraer gonorrea al nadar en una piscina o usar un jacuzzi.

¿Se puede contraer la gonorrea sin tener relaciones sexuales?

La gonorrea casi siempre se transmite durante las relaciones sexuales y es muy poco probable. Sin embargo, en un escaso porcentaje de casos puede transmitirse sin penetración, por ejemplo, si los genitales tocan los de un compañero infectado. También puede contagiarse compartiendo juguetes sexuales sin limpiarlos adecuadamente antes. Por otro lado, es posible que los bebés se infecten durante el parto si la madre tiene bacterias gonocócicas. Para prevenir esto, es recomendable hacerse una prueba si quieres intentar tener un bebé o estás embarazada. Los síntomas más comunes en los recién nacidos son conjuntivitis y neumonía, que se desarrollan de 5 a 12 días después del nacimiento.

No hay resultados

Parece que no podemos encontrar lo que está buscando. Quizás la búsqueda pueda ayudarle.