No hay resultados

Parece que no podemos encontrar lo que está buscando. Quizás la búsqueda pueda ayudarle.

Hablar de esquizofrenia es hablar de un trastorno mental grave que según datos de la OMS afecta a más de 21 millones de personas en todo el mundo. Se trata de una de las enfermedades más desconocidas y estigmatizadas. Con esta página queremos contribuir a acabar con el tabú dando a conocer la información más relevante sobre este trastorno. ¿Qué es la esquizofrenia? ¿Cuáles son sus síntomas? Todo esto y mucho más en nuestra página informativa. ¿Qué es esquizofrenia? La esquizofrenia es un trastorno mental caracterizado por una distorsión del pensamiento, las percepciones, las emociones, el lenguaje, la conciencia de sí mismo y la conducta. El término viene del griego y significa literalmente “dividir la mente”. La persona esquizofrénica sufre delirios y alucinaciones, y puede exhibir un comportamiento extravagante.

La esquizofrenia es un problema de salud mental a largo plazo. La esquizofrenia perturba seriamente la forma en que las personas piensan, sienten y se relacionan con los demás.

Aproximadamente una persona de cada 100 desarrolla esquizofrenia. Hombres y mujeres se ven afectados por igual; sin embargo, los hombres tienden a tener su primer episodio de esquizofrenia en la adolescencia o principios de los 20 años. Para las mujeres, el inicio suele ser unos años más tarde. En la mayoría de los casos, los síntomas se desarrollan gradualmente. En algunos casos, el inicio es rápido. Aunque puede afectar a gente de cualquier edad, la esquizofrenia es más común en la adolescencia o adultez temprana.

En los últimos años, los científicos han comenzado a hablar sobre la esquizofrenia como una enfermedad de " relevancia ", en la que el cerebro pierde la capacidad de desconectar la información que no es útil o relevante.

Tal vez, dice la teoría, eso es lo que da lugar a alucinaciones y delirios. La mente busca explicaciones para los datos adicionales que entran. ¿Cuáles son los síntomas? Las personas esquizofrénicas pueden experimentar una amplia variedad de síntomas, incluidos períodos en los que no pueden distinguir entre lo que es real y lo que es pura imaginación. Los síntomas de la esquizofrenia se dividen en positivos y negativos. Los síntomas positivos son síntomas psicóticos (experimentan cosas que los demás no) y los negativos afectan al estado de ánimo.

Síntomas positivos:

Alucinaciones: Las alucinaciones ocurren cuando alguien siente algo que no está ahí. Pueden implicar a uno o varios sentidos, siendo visuales, acústicas, olfativas, gustativas o táctiles. Delirios: Un delirio es una creencia infundada que puede parecer absolutamente descabellada a cualquiera que no sea el esquizofrénico. Por ejemplo, puede creer que le persiguen o que alguien le está leyendo el pensamiento. Alteraciones del comportamiento: El esquizofrénico puede cambia constantemente de tema de conversación, distraerse con facilidad, o reírse en momentos inadecuados. Psicosis: Pérdida de contacto con la realidad.

Estos síntomas no están presentes todo el tiempo y ocurren cuando la persona esquizofrénica tiene un episodio grave o agudo.

Síntomas negativos:

Pobreza del habla Retiro social: La persona esquizofrénica puede volverse descuidado en la vestimenta o en su cuidado personal. Embotamiento emocional (es decir, no mostrar emociones, ni positivas ni negativas) Apatía Falta de motivación. Las tareas cotidianas, como lavar los platos, pueden volverse difíciles. Dificultades sutiles en la resolución de problemas. Signos de depresión.

Las personas en las primeras etapas de la esquizofrenia parecen tener problemas para enfocar la atención, planear y almacenar recuerdos.

Síntomas desorganizados

Los síntomas de la esquizofrenia también pueden ser desorganizados. Estos síntomas son similares a los del TDAH severo o al autismo. El pensamiento y el habla confusos son comunes, por lo que los pacientes no pueden mantener conversaciones  coherentes ni resolver problemas. Pueden repetir gestos rítmicos o dejar de moverse por completo durante largos períodos de tiempo.

Los síntomas de la esquizofrenia producen un deterioro importante en el entorno del paciente, afectando tanto a su trabajo o estudios como a sus relaciones personales. Tipos de esquizofrenia Esquizofrenia paranoide La esquizofrenia paranoide es un tipo de esquizofrenia. Se caracteriza por la falsa creencia de que el esquizofrénico es perseguido o castigado por alguien. El paciente incluso puede escuchar la voz de la persona que lo está castigando. En este tipo de esquizofrenia también caben aquellos esquizofrénicos que creen haber sido elegidos para algún tipo de misión. Esquizofrenia catatónica La esquizofrenia catatónica implica muchos síntomas físicos. Las personas con esquizofrenia catatónica a menudo son rígidas, rígidas y no pueden, o no quieren, moverse. Esta inmovilidad pone a las personas con esquizofrenia catatónica en riesgo de desnutrición y agotamiento. Movimientos impares, posturas y frases repetidas también pueden estar presentes en la esquizofrenia catatónica. Esquizofrenia desorganizada La esquizofrenia desorganizada a menudo consiste en pensamientos confusos, incoherencia y confusión. Se la conoce como desorganizada porque los comportamientos a menudo son inapropiados para una situación dada; esto dificulta la capacidad de hacer actividades diarias. Los comportamientos pueden ser completamente planos o incluso infantiles. Esquizofrenia indiferenciada La esquizofrenia indiferenciada se diagnostica cuando los síntomas de la esquizofrenia no se encuentran claramente en uno de los otros tres tipos anteriores. Diagnóstico No hay un análisis de laboratorio o prueba de imagen cerebral para el diagnóstico de la esquizofrenia. Los psiquiatras deben descartar múltiples factores, como tumores cerebrales y otras afecciones médicas (así como otros diagnósticos psiquiátricos como el trastorno bipolar). Al mismo tiempo, deben identificar diferentes tipos de síntomas que se manifiestan de maneras específicas durante ciertos períodos de tiempo. Para complicar más las cosas, el paciente puede encontrarse en una situación tan difícil que le resulta difícil comunicarse.

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), el libro que los profesionales de la salud usan para diagnosticar enfermedades mentales, proporciona un conjunto de estándares comunes para el diagnóstico de la esquizofrenia.

El DSM V acepta el diagnóstico de  esquizofrenia en pacientes si dos o más  de los siguientes síntomas ocurren de forma persistente.

Ilusiones Alucinaciones Discurso desorganizado Comportamiento desorganizado o catatónico Síntomas negativos

Sin embargo, los delirios o las alucinaciones solos a menudo pueden ser suficientes para llevar a un diagnóstico claro.

Los psiquiatras también pueden preguntar por problemas en las siguientes áreas:

Trabajo o escuela Relaciones interpersonales Cuidado personal

Muchas personas esquizofrénicas sufren los síntomas de la esquizofrenia durante al menos seis meses antes de buscar ayuda, lo que evita un diagnóstico temprano que podría ser muy beneficioso. Los estudios demuestran que la detección temprana de la esquizofrenia puede aumentar las posibilidades de controlar la enfermedad y la recuperación de la salud mental. Si se identifica y se trata desde el principio, la esquizofrenia se puede tratar bastante bien y las posibilidades de episodios psicóticos posteriores se reducen en gran medida.

A veces se puede diagnosticar erróneamente a un paciente, ya que otros trastornos son similares a la esquizofrenia Tratamientos para esquizofrenia Las personas con esquizofrenia pueden ser tratadas como pacientes ambulatorios o ingresar en un centro psiquiátrico, dependiendo de la gravedad de su trastorno. El tratamiento en la mayoría de los casos consiste en medicamentos e intervenciones psicosociales.

Los investigadores no han encontrado una cura para la esquizofrenia, por lo que es importante tomar los medicamentos recetados a medida que se administran. Los síntomas de la esquizofrenia pueden controlarse en la mayoría de las personas, siempre que tomen sus medicamentos. Después del primer episodio, los médicos recomiendan que los pacientes se mediquen de 12 a 24 meses antes de reducir la dosis. Los pacientes que han tenido más de un episodio o aquellos que no se han recuperado completamente pueden necesitar tratamiento durante un período de tiempo más prolongado, y algunas personas pueden necesitar tratamiento de forma indefinida. Medicación La principal prioridad de los profesionales médicos es eliminar los síntomas psicóticos. Los medicamentos antipsicóticos son la principal clase de medicamentos utilizados para tratar la esquizofrenia. Alivian los síntomas de la psicosis y pueden prevenir las recaídas. Se pueden recetar otros medicamentos para ayudar a controlar los efectos secundarios de los antipsicóticos o para tratar síntomas particulares, como la depresión, la ansiedad o las dificultades para dormir.

Después de que los pacientes sean tratados con antipsicóticos, los médicos vuelven a evaluar su tratamiento.

Los antipsicóticos pueden hacer frente a los peores síntomas de la esquizofrenia, disminuyendo el riesgo de suicidio:

Haloperidol Tioridazina Fluphenazine Clorpromazina

Tratamiento psicosocial Los tratamientos psicosociales incluyen:

Terapia de comportamiento cognitivo Psicoeducación Apoyo familiar y educación y asesoramiento familiar Habilidades sociales y entrenamiento de habilidades para la vida

Recomendaciones y consejos La esquizofrenia suele aparecer en personas jóvenes durante los años en que normalmente desarrollarían las habilidades necesarias para una vida independiente. Por eso pueden necesitar ayuda.

Las personas con esquizofrenia deben controlar los síntomas psicóticos, así como los síntomas negativos, en varios momentos de sus vidas. Lidiar con creencias o experiencias que otros no creen o entienden, puede ser muy aterrador, aislante y frustrante. Las creencias y experiencias mismas también pueden ser muy preocupantes.

El aislamiento social y la extrema falta de motivación que los pacientes experimentan pueden llevarlos a estar muy aislados y solos. También pueden perder cualquier motivación para cuidar su salud e higiene física y desinteresarse en el trabajo o el ocio. Todo esto puede llevar a dificultades para mantener las relaciones, conservar el empleo y cuidar su salud física.

A principios del siglo 20, las personas esquizofrénicas a menudo se alojaban en hospitales residenciales llamados "asilos" porque las personas pensaban que nunca mejorarían y que estaban mejor separados de la sociedad, incluidos sus familiares y amigos. Por suerte esto ha sido refutado y ya no es una forma aceptable de tratar a cualquier persona con problemas de salud mental.  Un esquizofrénico puede vivir una vida normal, saludable y satisfactoria entre su familia y amigos si se le ofrece el tratamiento y el apoyo que necesita.

En cuanto a recomendaciones, a cada vez más personas en las primeras etapas del trastorno se les prescribe aceite de pescado y ejercicio, para apoyar el funcionamiento básico del cerebro. Las compañías farmacéuticas están trabajando en nuevos medicamentos que podrían hacer lo mismo. Consejos para tratar con un esquizofrénico No discutas con él: Si una persona con esquizofrenia experimenta psicosis, puedes intentar corregir o desacreditar las creencias o experiencias extrañas que está experimentando. Pero es importante recordar que estas alucinaciones son muy reales para él y tratar de convencerle de lo contrario solo puede hacer que el paciente deje de hablar contigo y se sienta más aislado.

Es más útil enfocarse en cómo se siente que en sus experiencias específicas. Intenta explicar que aunque no compartas las mismas experiencias, sí entiendes cómo le hacen sentir y que te gustaría ayudarle.

Todos somos diferentes y no hay una sola forma de ayudar a alguien que padece esquizofrenia. Si deseas apoyar a un amigo o a un ser querido, una de las mejores cosas que puede hacer es preguntarle cómo. Preguntas frecuentes ¿Las personas  esquizofrénicas pueden recuperarse? Es difícil predecir qué tan bien se recuperará una persona después del inicio de la esquizofrenia.

Algunas personas solo tienen un episodio de síntomas a lo largo de su vida y luego vuelven a la normalidad. Algunas personas tienen episodios recurrentes de síntomas. Muchas de estas personas pueden vivir de forma independiente con apoyos limitados entre episodios. Algunas personas necesitarán medicación y apoyo psicosocial durante el resto de sus vidas.

¿Cuáles son las causas de la esquizofrenia? Los investigadores aún no saben exactamente cuáles son las causas de la esquizofrenia, pero sí que los cerebros de las personas esquizofrénicas presentan ciertas diferencias con respecto a quienes no viven con el trastorno.

Las investigaciones hechas hasta la fecha sugieren que la esquizofrenia tiene algo que ver con problemas que involucran la química cerebral y la estructura cerebral y, como muchas otras enfermedades médicas, se cree que es causada por una combinación de factores, algunos heredados y otros que ocurren durante el desarrollo de la persona.

Por ejemplo, algunos investigadores piensan que la esquizofrenia puede ser desencadenada por una infección viral que afecta el cerebro en una fase muy temprana de la vida o por daño cerebral leve debido a complicaciones durante el parto. El consumo de drogas puede desencadenar una vulnerabilidad genética subyacente en una persona. Todavía es prematuro etiquetar la esquizofrenia como un problema durante el neurodesarrollo (deterioro del crecimiento y desarrollo del cerebro) o un trastorno neurodegenerativo (pérdida progresiva de la estructura o función de las neuronas), ya que ambos parecen estar jugar un papel importante en el curso de la enfermedad.

Los programas de investigación genética molecular ofrecen la esperanza de que antes o después tendremos una respuesta clara al enigma de las causas de la esquizofrenia y otras psicosis. Al igual que en las primeras etapas de la investigación sobre el cáncer y la diabetes, se necesita más tiempo e investigación innovadora para aprender más sobre este trastorno complejo. ¿Es el esquizofrénico un peligro para los demás? Si bien todos los tipos de esquizofrenia contienen síntomas psicóticos, ninguno es conocido por ser violento o peligroso para los demás. De hecho, la persona que más teme a la esquizofrenia suele ser la misma persona esquizofrénica. ¿Cómo de común es la esquizofrenia? Es difícil saber qué frecuente es la esquizofrenia, ya que muchas personas describen los síntomas de diferentes maneras y algunos nunca recibirán un diagnóstico formal. Sin embargo, se estima que alrededor del 1% de la población  mundial experimentará los síntomas de la esquizofrenia, o algo similar, durante su vida.

Las noticias, la televisión y las películas suelen retratar a las personas con esquizofrenia como peligrosas. Esto se debe en parte a que los problemas de salud mental se usan como una forma de explicar las cosas que las personas no pueden entender. Sin embargo, lo cierto es que las personas con problemas de salud mental son más propensas a ser víctimas de la violencia que a ejercerla.

En las raras ocasiones en que alguien con un problema de salud mental comete un acto violento, casi siempre es porque no ha tenido la atención adecuada. ¿Las personas esquizofrénicas tienen doble personalidad? La palabra esquizofrenia significa tener 'dos ​​mentes', lo que a través de los años ha hecho pensar a mucha gente que tener esquizofrenia significa tener múltiples personalidades. Sin embargo eso no es cierto. Los sentimientos, pensamientos y comportamiento de los esquizofrénicos pueden cambiar, pero no cambian de personalidad.