No hay resultados

Parece que no podemos encontrar lo que está buscando. Quizás la búsqueda pueda ayudarle.

La gastroenteritis es una de las infecciones más frecuentes que puede sufrir una persona. En esta página te damos todos los detalles sobre esta enfermedad, incluyendo qué es la gastroenteritis y cuáles son sus síntomas. ¿Qué es gastroenteritis? La gastroenteritis o gripe estomacal es una enfermedad infecciosa aguda que provoca la inflamación del revestimiento intestinal. De hecho, se trata de un término inespecífico para varios problemas inflamatorios en el tracto gastrointestinal

Por lo general está causada por un virus estomacal (aunque también pueden causarla bacterias, parásitos y toxinas) que se transmite a través de alimentos y aguas contaminados. El significado de gastroenteritis es inflamación del tracto gastrointestinal (gastro y entero son respectivamente estomago e intestino delgado, e itis significa inflamación).

La vía más habitual de contagio es la comida. En la mayoría de los casos, los alimentos y las bebidas entran en contacto con las heces contaminadas con el agente infeccioso. Esto puede suceder en cualquier punto desde la recogida o fabricación del alimento hasta su llegada al consumidor final. En alimentos y bebidas procesados, esta contaminación es rara, pero cuando ocurre a menudo se debe al uso de equipos defectuosos, errores humanos en el procesamiento y / o interrupción de los procedimientos de control de calidad.

El pronóstico para una recuperación completa es excelente en la mayoría de las personas infectadas con gastroenteritis causada por virus y bacterias, siempre que la persona se mantenga bien hidratada. Incidencia de la gastroenteritis en el mundo Debido a que la gastroenteritis es muy similar a la diarrea, y dado que muchos enfermos ni siquiera acuden al médico, es difícil determinar cuántos casos de gastroenteritis ocurren por año. En todo el mundo, se estima que hay de 3 a 5 mil millones de casos de diarrea aguda (que pueden ser causadas por muchas otras enfermedades además de gastroenteritis) por año. Se estima que la gastroenteritis grave causa alrededor de 5 a 10 millones de muertes al año en todo el mundo, pero esta solo ocurre en casos extremos.

Aunque la enfermedad puede aparecer en cualquier época del año, es más habitual en invierno. ¿Cuáles son los síntomas? Los síntomas pueden aparecer tan pronto como 30 minutos después de la ingesta al organismo culpable o toxina. Pero con mayor frecuencia, los síntomas se desarrollan de 12 a 72 horas después.

El síntoma principal de la gastroenteritis es la diarrea. Cuando el colon (intestino grueso) se infecta durante la gastroenteritis, pierde su capacidad de retener líquidos, lo que hace que las heces de la persona se vuelvan sueltas o acuosas. Otros síntomas incluyen:

Náuseas y vómitos Dolor abdominal Fiebre y escalofríos Deshidratación (mareos, sed y orina oscura) Heces con sangre (un síntoma de gastroenteritis bacteriana) Heces grasosas (un síntoma de giardiasis)

Otros síntomas menos comunes son:

Pérdida de peso involuntaria (puede ser un signo de deshidratación) Sudoración excesiva Piel fría y húmeda Dolor muscular o rigidez en las articulaciones

La enfermedad a menudo comienza de repente, y el afectado puede sentirse muy enfermo. Sin embargo, la enfermedad es por lo general breve y los síntomas solo duran 1 o 2 días. En general, los niños experimentan más vómitos que los adultos.

Aunque este tipo de enfermedad no suele ser grave, algunas personas pueden sentirse muy enfermas y vomitar o tener diarrea acuosa muchas veces al día. La mayoría de los enfermos no sufren ningún efecto a largo plazo relacionado con la enfermedad; pero si la persona enferma no bebe suficientes líquidos para reemplazar los que ha perdido por culpa de los vómitos y las diarreas puede deshidratarse y necesitar atención médica.

Es muy importante observar los signos de deshidratación, que incluyen:

Sed extrema Orina que es más oscura en color, o menos en cantidad Piel seca Boca seca Mejillas y/o ojos hundidos En bebés, pañales secos (durante más de 4-6 horas)

Los problemas de deshidratación son más comunes en niños, ancianos, embarazadas y enfermos crónicos.

Se recomienda acudir a Urgencias cuando:

Ves sangre en tu diarrea. No puedes dejar de vomitar. No has orinado durante 12 horas. Sientes que te vas a desmayar.

Tipos de gastroenteritis Dependiendo de su causa, existen tres grandes tipos de gastroenteritis: bacterial, viral o parasitaria. Gastroenteritis viral La gastroenteritis viral es la más habitual. Se trata de una infección causada por una gran variedad de virus estomacales que producen vómitos o diarrea, incluyendo norovirus, rotavirus, astrovirus y adenovirus entérico. El norovirus es la causa más común de gastroenteritis en adultos, con más del 50% de los casos. Este virus circula principalmente en otoño e invierno.

A menudo se denomina "gripe estomacal", aunque no es causada por los mismos virus que la gripe. Aproximadamente el 60% de las gastroenteritis en niños menores de 5 años es resultado de una infección viral. Gastroenteritis bacteriana Las causas bacterianas de la gastroenteritis incluyen infecciones por Staphylococcus, Salmonella, Shigella, E. coli y otros bacilos. La gastroenteritis puede deberse tanto a la adherencia de las bacterias a la mucosa gastrointestinal como a la liberación de toxinas.

La fiebre es una característica común en la gastroenteritis bacteriana. Esto es particularmente cierto en la infección por Shigella, donde las convulsiones pirexiales y el marcado meningismo pueden preceder a los síntomas entéricos evidentes, como diarrea y vómitos.

Podemos encontrar bacterias en heces de animales o en la carne sin cocer. La infección por Escherichia coli es un problema común para quienes viajan a países con condiciones sanitarias deficientes. Gastroenteritis parasitaria Gastroenteritis causada por parásitos, especialmente protozoos. Los sospechosos más habituales son Giardia lamblia, Entamoena y Cryptosporidium. Gastroenteritis no contagiosas Las causas no contagiosas de gastroenteritis incluyen alergias a los alimentos, parásitos, drogas, toxinas o los efectos secundarios de los medicamentos.

Algunos tipos de gastroenteritis pueden durar varios meses. Es el caso de las gastroenteritis alérgicas. Diagnóstico No hay pruebas específicas para la gastroenteritis, el diagnóstico se suele dar casi en exclusiva por los síntomas. El médico examina al paciente buscando signos de deshidratación, y le preguntará por la frecuencia de vómitos y diarrea.

La diarrea es el síntoma que más se tiene en cuenta. Se considera que alguien tiene gastroenteritis cuando hace al menos 3 deposiciones líquidas o semilíquidas cada 24 horas o son más abundantes y frecuentes de lo habitual.

Debido a que la gastroenteritis es por lo general una enfermedad auto limitada, la gran mayoría de las personas nunca van al médico y menos aún son diagnosticadas. Sin embargo, durante los brotes que afectan a varias personas (por ejemplo, durante un crucero), los cultivos virales y bacterianos o la PCR y otras pruebas inmunológicas pueden identificar el patógeno causante. Para cuando se produce esta identificación, la mayoría de las personas con gastroenteritis han comenzado a recuperarse.

Cuando los síntomas de la gastroenteritis se vuelven severos, la mayoría de los médicos también realizan dichas pruebas para identificar el agente causal de una enfermedad específica, en base a toda la historia de los pacientes, los exámenes físicos y los síntomas. Tratamientos para gastroenteritis En la mayoría de los casos la gastroenteritis es una enfermedad leve de la que el paciente se recupera en pocos días y que no necesita tratamiento formal. La clave para una recuperación rápida y segura en el hogar es la hidratación adecuada. Si ocurre deshidratación, el paciente debe ser evaluado por un médico. La administración de líquidos por vía intravenosa es el tratamiento de elección para la rehidratación rápida.

Para ayudar al enfermo a mantenerse cómodo y evitar la deshidratación mientras se recupera, se recomienda seguir las siguientes pautas:

Dejar de comer alimentos sólidos hasta que el estómago se asiente Evitar el consumo de productos lácteos, cafeína, alcohol, nicotina Evitar el consumo de alimentos azucarados, grasos o altamente condimentados Beber abundante líquido todos los días, tomando sorbos pequeños y frecuentes. Esto incluye caldos o sopas finos y diluidos, bebidas deportivas sin cafeína (por ejemplo, Powerade o Gatorade) y fórmulas de rehidratación (por ejemplo, Gastrolyte) que están disponibles sin receta en una farmacia Descansar lo suficiente No tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como aspirina, ibuprofeno y diclofenaco, para aliviar el dolor, ya que pueden hacer que el estómago esté más molesto. Puede tomarse paracetamol para la fiebre y el dolor abdominal, pero se debe usar con precaución.

Los medicamentos antimicrobianos para tratar la gastroenteritis bacteriana y parasitaria se prescriben cuando los síntomas se vuelven severos o cuando se desarrollan complicaciones.

Se pueden recetar otros medicamentos para tratar los síntomas de la gastroenteritis. Para reducir el vómito, a menudo se recetan prometazina (Phenergan), proclorperazina (Compazine) u ondansetrón (Zofran). Algunos médicos sugieren usar estos agentes solo como un supositorio o una tableta que se disuelva rapidamente en la lengua ya que los pacientes pueden vomitar las pastillas. Otros médicos recetan difenoxilato y atropina (Lomotil) o lopermadina (Imodium) para disminuir la diarrea.

Sin embargo, muchos médicos recomiendan no recibir tratamiento médico para los síntomas de la gastroenteritis ya que todos los medicamentos tienen efectos secundarios y, si el paciente se mantiene bien hidratado, los síntomas desaparecerán pronto. Solo es necesaria la hospitalización si surgen complicaciones como la deshidratación severa, pérdida de peso o fiebre alta.

El rotavirus es el principal virus responsable de la gastroenteritis en los niños. Administrar a los niños pequeños la vacuna contra este virus es la mejor manera de protegerlos contra la gastroenteritis. Dependiendo de la vacuna utilizada, se requieren 2 o 3 dosis. Los niños deben recibir la primera dosis de la vacuna antes de las 20 semanas y la última antes de los 8 meses.

Algunos médicos recomiendan una dieta a base de plátanos, arroz, compota de manzana y pan tostado a las personas que se recuperan de la gripe estomacal. Esta dieta se mantiene durante un día o dos antes de que el paciente vuelva a sus hábitos alimenticios. Recomendaciones y consejos Durante la gastroenteritis es importante comer de la forma lo más normal posible. De hecho, comer ayuda a que el revestimiento del intestino se cure antes y permite que el cuerpo recupere la fuerza. Por el contrario, no comer prolonga la diarrea.

Si tienes gastroenteritis, empieza por comer pequeñas cantidades de comida. Luego, auméntalas de forma gradual a medida que aumenta tu apetito. Asegúrate también de rehidratar bien con agua potable o una solución de rehidratación.

Entre los alimentos que puede ingerir el enfermo están:

Pastas Arroz Carnes magras Pescado cocido bajo en grasa Huevos Frutas frescas o frutas enlatadas en su propio jugo Vegetales cocidos Cereales sin azúcar Pan de molde

Si los tolera, también puede comer:

Yogur bajo en grasa Queso bajo en grasa

Al mismo tiempo, hay otros alimentos y bebidas que deben evitarse:

Zumos de frutas que contienen mucha azúcar y bebidas de frutas Bebidas deportivas como Gatorade Bebidas suaves o carbonatadas Bebidas con cafeína Caldos y sopas enlatadas o envasadas Alimentos fritos o ricos en grasa (delicatessen, papas fritas, papas fritas, pasteles) Helados, sorbetes, paletas y gelatinas (como Jell-O) Frutas secas, frutas enlatadas en almíbar Cereales dulces Dulces y chocolate Comidas muy picantes

Preguntas frecuentes ¿Cómo se contagia la gastroenteritis? Los virus causantes de la gastroenteritis se encuentran en las heces o el vómito de personas infectadas y pueden propagarse fácilmente. En algunos casos la ingesta de solo 10-100 virus puede causar la enfermedad.

La infección se produce de varias maneras, incluyendo:

Comer alimentos o beber líquidos contaminados con estos virus; Tocar superficies u objetos contaminados con estos virus, y después llevarse las manos a la boca. Tener contacto directo con otra persona que está infectada y muestra síntomas (por ejemplo, compartiendo alimentos o usando los mismos cubiertos.

Hay que tener especial cuidado en entornos como guarderías o residencias de ancianos, donde los virus se propagan rápidamente en esos entornos. ¿Durante cuánto tiempo es contagioso un enfermo? Las personas infectadas con gastroenteritis viral por lo general pueden transmitirla a otras personas desde el momento en que comienzan a sentirse enfermas hasta 48 horas después de la desaparición de los síntomas.

Sin embargo,  algunas personas pueden ser contagiosas hasta dos semanas después de la recuperación. Es particularmente importante que las personas se laven a fondo las manos y sigan otras prácticas de higiene si se han recuperado hace poco de una gastroenteritis o se encuentran en un ambiente donde hay más enfermos. ¿Cómo prevenir la gastroenteritis? Los patógenos que causan la gastroenteritis son muy infecciosos y pueden sobrevivir fuera del huésped durante semanas. Una buena higiene personal así como la limpieza del entorno  y evitar el contacto con personas enfermas son pasos fundamentales para prevenir la infección.

Es importante lavarse las manos a menudo con agua y jabón. Hay que lavárselas después de usar el baño, cambiar los pañales del niño o estornudar, así como antes de preparar o comer alimentos.

Las superficies contaminadas deben limpiarse rápidamente con un blanqueador diluido u otra solución desinfectante.

No existe una dieta que prevenga la gastroenteritis, pero la preparación de alimentos juega un papel importante en la prevención de la gastroenteritis. El manejo adecuado de los alimentos; refrigeración; y cocinar a fondo los huevos, las carnes y los pescados ayuda a prevenir el crecimiento y la diseminación de bacterias dañinas. Se necesitan precauciones adicionales cuando se viaja a países donde los parásitos como Giardia son comunes. No es recomendable beber agua de lagos y ríos sin tratar sin antes usar un purificador de agua efectivo. ¿Es lo mismo gastroenteritis que intoxicación alimentaria? Aunque la gripe estomacal y la intoxicación alimentaria comparten algunos síntomas como diarrea, náuseas, vómitos, calambres estomacales o dolores musculares, no son lo mismo.

Gripe estomacal o gastroenteritis significa cualquier problema inflamatorio inespecífico en el tracto gastrointestinal. Algunos médicos consideran que la gripe estomacal se define como una infección viral que ataca el sistema digestivo.

La intoxicación alimentaria está causada por comer o beber alimentos o líquidos contaminados que contienen bacterias, virus, parásitos y / o las toxinas que producen.

Además, la intoxicación alimentaria suele aparecer en pequeños brotes que ocurren entre individuos que han ingerido los mismos alimentos o bebidas, y los síntomas aparecen en cuestión de horas; mientras que la gripe estomacal tiene un inicio más gradual de los síntomas y por lo general dura más tiempo que la intoxicación alimentaria.

La gripe estomacal o gastroenteritis es altamente contagiosa y se puede transmitir rápidamente a otras personas; mientras que la intoxicación alimentaria generalmente requiere la ingestión de toxinas y no se propaga con facilidad a otras personas. ¿Qué diferencia hay entre la gripe estomacal y la gripe respiratoria (influenza)? Aunque tanto la gripe estomacal como la gripe a secas pueden ser causadas por virus, el género y la especie virales son diferentes para cada una.

Los virus que causan la mayoría de los casos de gripe estomacal (gastroenteritis) son Norovirus; los virus que causan la gripe respiratoria son principalmente virus y subtipos virales de los influenzavirus A y B.

La gripe estomacal produce principalmente problemas en el tracto gastrointestinal, mientras que la gripe  afecta al tracto respiratorio.