No hay resultados

Parece que no podemos encontrar lo que está buscando. Quizás la búsqueda pueda ayudarle.

La candidiasis es una de las infecciones por hongos más comunes en humanos. Son causadas por hongos de la familia Cándida, especialmente por Cándida albicans. Se trata de un hongo muy común en la naturaleza, que incluso puede vivir sin causar problemas junto a nuestra flora bacteriana. Sin embargo, bajo ciertas condiciones puede causar problemas desencadenando la enfermedad.

A continuación encontrarás la información más importante referente a candidiasis, sus causas, síntomas y tratamiento. ¿Qué es candidiasis? Como decimos, podemos encontrar hongos de Cándida en nuestra flora microbiana. Por lo general, Cándida permanece bajo control gracias a las bacterias nativas de la flora así como la acción del sistema inmune.

Sin embargo, cambios en el medio corporal (por ejemplo en la acidez) o una bajada de defensas pueden hacer que el hongo prospere y se extienda por la mucosa, generando los síntomas de la candidiasis. Precisamente por eso se le conoce como micosis oportunista.

Las infecciones por Cándida alba pueden ser agudas, subagudas o crónicas. La candidiasis puede afectar muchas partes del cuerpo, causando infecciones localizadas o enfermedades más grandes, dependiendo de la persona y su estado de salud general. El pronóstico también es muy variable, desde infecciones mucocutáneas leves hasta amenazantes para la vida en el caso de inmunosupresión grave. Tipos de candidiasis Cándida albicans puede habitar en diferentes zonas del organismo y dependiendo de su localización se diferencia varios tipos de infección: Candidiasis vaginal, vulval o genital Se estima que el 75% de las mujeres sufrirá al menos una candidiasis vaginal a lo largo de su vida, y casi la mitad tendrá dos o más. Por tanto la infección por hongo Cándida en mujeres bastante frecuente.

Las mujeres son más susceptibles a las infecciones por hongos vaginales si están embarazadas o tienen diabetes. El uso de antibióticos también puede promover la candidiasis, ya que elimina a las bacterias que mantienen controlado al hongo. Otros nombres utilizados para la candidiasis vulvovaginal son 'candidiasis vaginal', 'monilia' y 'candidiasis vulvovaginal'.

La candidiasis vulvovaginal se debe a un crecimiento excesivo de hongos dentro de la vagina, la mayoría de las veces C albicans. Alrededor del 20% de las mujeres no embarazadas de entre 15 y 55 años portan C. albicans en la vagina sin ningún síntoma.

Los estrógenos hacen que el revestimiento de la vagina madure y contenga glucógeno, un sustrato sobre el cual  C. albicans prospera fácilmente. Los síntomas de candidiasis vulvovaginal a menudo ocurren en la segunda mitad del ciclo menstrual cuando también hay más progesterona.

La candidiasis vulvovaginal se caracteriza por:

Malestar, dolor y / o ardor en la vagina y en la vulva. Picazón al orinar (disuria). Edema vulvar , fisuras y escoriaciones Flujo vaginal parecido al requesón Erupción rojo brillante que afecta a partes interiores y exteriores de la vulva, a veces extendida por la ingle para incluir áreas púbicas, la ingle y los muslos. Se cree que la erupción es una dermatitis irritativa secundaria, en lugar de una infección primaria de la piel.

La candidiasis vulvovaginal se observa con mayor frecuencia en mujeres del grupo de edad reproductiva. Es bastante poco frecuente en mujeres prepúberes y posmenopáusicas. Puede estar asociado con los siguientes factores:

Embarazo Una dosis más alta de píldora anticonceptiva oral Terapia de reemplazo de hormonas basada en estrógenos después de la menopausia, incluida la crema de estrógeno vaginal Un tratamiento de antibióticos de amplio espectro como tetraciclina o amoxicilina Diabetes mellitus Obesidad Anemia por deficiencia de hierro Inmunodeficiencia, por ejemplo, infección por VIH Una enfermedad subyacente de la piel, como psoriasis vulvar, liquen plano o liquen escleroso Otra enfermedad

Los síntomas de la candidiasis femenina pueden durar unas pocas horas o persistir durante días, semanas o, en raras ocasiones, meses, y verse agravados por las relaciones sexuales.

Hablamos de candidiasis vulvar recidivante  cuando existen 4 o más episodios en un año. Las especies de Cándida de Nonalbicans, particularmente  C. glabrata,  se observan en 10-20% de mujeres con candidiasis vulvovaginal recurrente. Candidiasis cutánea Cándida albicans puede causar infecciones de la piel en zonas con poca ventilación y/o inusualmente húmedas. Algunos sitios comunes son el área del pañal (donde la infección se llama dermatitis de pañal), la base de las uñas (en personas que tienen las manos mojadas a menudo). Zorzal Zorzal es el nombre que se da a la infección bucal causada por Cándida albicans. Este tipo de candidiasis afecta las superficies húmedas alrededor de los labios, dentro de las mejillas y en la lengua y el paladar. El zorzal es común en personas con enfermedades como el cáncer y el SIDA, que inhiben el sistema inmunitario. Además, también puede afectar a personas con diabetes o irritación por culpa de su dentadura postiza. Esofagitis Infecciones de Cándida que empiezan en la boca pueden extenderse al esófago causando esofagitis. Esta infección es habitual en pacientes con cáncer o SIDA. En la boca, la infección se llama afta. Cuando la infección se extiende más profundamente en la garganta se llama esofagitis. Candidiasis profunda Es el tipo más grave de infección, ya que los hongos Cándida entran en el torrente sanguíneo y se diseminan por todo el cuerpo. Esto es posible en personas con catéteres cutáneos, sitios de traqueostomía, tubos de ventilación o heridas quirúrgicas.

Es posible que la candidiasis profunda ocurra en personas sanas si los hongos Cándida entran en la sangre a través del abuso de drogas intravenosas, quemaduras graves o heridas causadas por un traumatismo. Candidiasis recurrente En alrededor del 5-10% de las mujeres, la  infección por C. albicans persiste a pesar de una terapia convencional adecuada. En algunas mujeres, esto puede ser un signo de deficiencia de hierro, diabetes mellitus o un problema inmune. ¿Cuáles son los síntomas? Los síntomas de candidiasis dependen del tipo de infección.

Los síntomas de la candidiasis vaginal incluyen dolor, picazón y ardor en la zona, así como secreciones vaginales espesas. Los síntomas son más acusados al orinar y durante las relaciones sexuales.

Por último, la candidiasis profunda provoca una amplia variedad de síntomas, que van desde una fiebre hasta shock septicémico y fallo orgánico múltiple (Unos eventos que pueden terminar con la muerte del individuo) Diagnóstico En ocasiones el diagnostico de candidiasis es tan sencillo como realizar un simple examen físico. Pero si el examen no da resultados concluyentes se puede recurrir a la microscopía para identificar al hongo. Para ello se coge una muestra raspando la zona afectada para extraer células que luego se observan al microscopio. También se puede cultivar una muestra y observar el crecimiento.

En el caso de esofagitis el diagnostico puede hacerse mediante endoscopio, un tubo dotado de una cámara que permite observar la zona. Por otra parte, si se trata de candidiasis profunda un análisis de sangre suele ser concluyente.

En el caso de la candidiasis vulvovaginal el médico diagnostica la afección inspeccionando el área afectada y reconociendo la apariencia clínica típica. El diagnóstico a menudo se confirma por microscopía de una muestra. Tratamientos para candidiasis Los médicos tienen claro cómo tratar la candidiasis ya que muchos medicamentos antimicóticos son útiles para combatir la infección. El médico recetará el más adecuado dependiendo de la infección.

Los medicamentos antimitóticos vienen en diferentes formatos según la candidiasis. Estos incluyen enjuagues bucales y pastillas, supositorios vaginales, y cremas. Para las candidiasis vaginales por hongos, los medicamentos disponibles sin receta incluyen cremas y supositorios, como miconazol (Monistat), ticonazol (Vagistat) y clotrimazol (Gyne-Lotrimin).

Las cremas combinadas con corticosteroides de baja intensidad reducen la inflamación y la picazón. La mayoría de los tratamientos duran de 2 a 3 días a 2 semanas.

Si el tratamiento no es efectivo o los síntomas vuelven a aparecer. Recomendaciones y consejos Una buena higiene personal es importante para la prevención de la candidiasis. Después de ducharse, hay que secar bien los pliegues de su piel y poner especial esmero en la higiene de la región genital. Para las mujeres embarazadas, también es una buena idea incluir yogur bioactivo en su dieta para mantener la acidez vaginal adecuada. Preguntas frecuentes ¿Por qué las candidiasis son ahora más frecuentes? Los médicos alertan sobre el aumento de infecciones fúngicas. Las causas son variadas e incluyen:

Cambios en la diversidad intestinal: Con menos diversidad en nuestro microbioma intestinal, nuestros cuerpos son más susceptibles a los patógenos que debilitan el sistema inmunitario. Uso generalizado de antibióticos. Éstos crean un ambiente acido en la sangre, debilitando el sistema inmune.

¿Se puede contagiar la candidiasis? No se puede hablar de contagio de Cándida porque como decimos la levadura ya está dentro de nosotros. Sin embargo, toda una serie de factores pueden hacer que la levadura crezca fuera de control.

La causa principal es el uso excesivo de antibióticos. La levadura debe competir por el derecho a vivir con otros organismos, muchos de ellos bacterias. Estas bacterias, que viven en la piel y en el intestino y la vagina, entre otros lugares, son inofensivas pero buenas para combatir la levadura. Cuando tomas antibióticos para tratar con esas bacterias perjudiciales, también eliminas las inofensivas. Candida, que no se ve afectada por los antibióticos, se muda a los lugares vacantes una vez ocupados por las bacterias, y comienza a crecer y multiplicarse. ¿Qué causa el flujo vaginal? La secreción vaginal es un proceso normal que mantiene húmedo el revestimiento de la mucosa de la vagina. La cantidad de flujo vaginal varía de acuerdo con el ciclo menstrual y la excitación, y es clara y fibrosa en la primera mitad del ciclo y blanquecina y pegajosa después de la ovulación. Se puede secar en la ropa interior y dejar una marca amarillenta tenue. Este tipo de secreción no requiere ningún medicamento incluso cuando es bastante profusa, como suele ser el caso en el embarazo. Tiende a reducirse en cantidad después de la menopausia.

Sin embargo, la candidiasis vaginal puede alterar el olor y la textura de esta secreción. Los microorganismos más comunes asociados con secreción vaginal anormal son:

Tricomoniasis (debido a un pequeño parásito, Trichomonas vaginalis); esto causa un olor a pescado u ofensivo y una secreción amarilla, verde o espumosa. Vaginosis bacteriana (debido a un desequilibrio de bacterias normales que viven en la vagina); esto causa una secreción ligera, blanca/gris y un olor desagradable.

El flujo vaginal excesivo también puede deberse a una lesión, cuerpos extraños, infecciones de transmisión sexual y vaginitis inflamatoria.