No hay resultados

Parece que no podemos encontrar lo que está buscando. Quizás la búsqueda pueda ayudarle.

Seguro que conoces a alguien que haya sido operado de apendicitis, tal vez incluso tú mismo sea uno de ellos. La inflamación del apéndice o apendicitis es una de las urgencias médicas más habituales en hospitales. En esta página te mostramos todo lo que debes saber sobre la apendicitis, incluyendo sus síntomas y causas más comunes.

¿Qué es Apendicitis?

La apendicitis es la inflamación del apéndice, una pequeña bolsa que sale del ciego (la primera parte del intestino grueso) y que, en la mayoría de las personas, se encuentra en la parte inferior derecha del abdomen.

La apendicitis suele deberse al bloqueo de la abertura que conecta el apéndice con el ciego. El apéndice puede bloquearse con heces, restos de alimentos, un objeto extraño o, rara vez, un tumor; también por la hinchazón de las paredes por inflamación de los ganglios linfáticos de la zona. En cualquier caso un apéndice bloqueado es un buen caldo de cultivo para bacterias, que pueden prosperar y desencadenar una infección.

Cuando hay una apendicitis hay que actuar rápido porque en caso contrario el apéndice puede estallar o perforar el intestino diseminando la infección por la cavidad abdominal y el torrente sanguíneo, lo que podría tener consecuencias fatales. Por eso se le considera una emergencia médica.

La apendicitis es común y puede afectar a cualquier persona de cualquier edad. No obstante, adolescentes y adultos jóvenes son los más afectados, siendo más frecuente entre los 10 y los 20 años. Es muy raro que un niño menor de dos años tenga un apéndice inflamado y también es raro entre los ancianos.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma principal de la apendicitis es dolor en el abdomen, a menudo en el lado derecho. Muchas personas sienten el primer dolor cerca del ombligo, y luego se mueve al lado inferior derecho del vientre. Pero el dolor puede aparecer en diferentes partes del vientre o incluso en el costado o la espalda. El dolor puede empeorar si la persona se mueve, camina o tose.

Otros síntomas incluyen:

  • Hinchazón en el abdomen
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Estreñimiento o diarrea
  • Incapacidad que pasen los gases
  • Fiebre baja

La apendicitis es dolorosa, aunque la gravedad del dolor puede variar. El apéndice inflamado se infecta con gérmenes (bacterias) del intestino. Una vez que se inflama, el apéndice se hincha gradualmente y se llena de pus. Finalmente, si no se trata, el apéndice hinchado se debilita y puede reventar (perforar).

Tipos de apendicitis

Existen dos tipos de apendicitis, que varían en gravedad, duración y manifestaciones, aunque todas incluyen dolor abdominal.

Apendicitis aguda

Es el tipo mayoritario y al que solemos referirnos cuando hablamos de apendicitis. Ocurre en un plazo de pocos días o incluso de horas, por la obstrucción del apéndice y debe abordarse con urgencia. El dolor abdominal intenso y continuo es el signo más característico.

Apendicitis crónica

Este es un tipo raro de apendicitis, solo se da en el 15% de los casos, y se debe a una obstrucción parcial del apéndice. Al igual que en la apendicitis hay inflamación que aumenta la presión del apéndice, pero al estar solo parcialmente cerrada la abertura, esa presión se alivia y los síntomas son más leves, además de que disminuye el riesgo de que el apéndice reviente.

La apendicitis crónica puede derivar en aguda si el apéndice se obstruye por completo.

Diagnóstico

La apendicitis se diagnostica mediante un examen físico. El médico de cabecera palpará el abdomen en la zona del apéndice para localizar el dolor. Por lo general, también se toma una muestra de orina y sangre para su análisis y descartar otras enfermedades.

Las pruebas de orina se realizan para descartar la infección urinaria. Se busca una proteína llamada LRG, cuyos valores están muy elevados en casos de apendicitis. A las mujeres también se les realiza la prueba de embarazo.

Las pruebas de imagen a menudo se utilizan para ayudar a decidir sobre el diagnóstico, si éste no está claro. Por ejemplo, una ecografía o una tomografía computarizada (TC) pueden aclarar la causa de los síntomas.

Tratamientos para apendicitis

El tratamiento estándar para la apendicitis aguda es la cirugía para extirpar el apéndice (apendicetomía). Esta cirugía puede realizarse incluso aunque el diagnostico no se haya demostrado con certeza.

Para extirpar el apéndice se hace una pequeña incisión en el cuadrante inferior derecho del abdomen en una línea paralela al pliegue de la ingle. El apéndice se extrae de forma manual a través de la incisión y la abertura se sutura con hilo quirúrgico. El hilo puede ser de material soluble, para que se elimine solo. La operación se realiza bajo anestesia general. Si se rompe el apéndice, es posible que se requiera una incisión abdominal más grande para extraer el apéndice.

Un número creciente de apendicetomías mediante la cirugía de "ojo de cerradura". Esto implica la realización de una incisión quirúrgica más pequeña y ofrece una recuperación postoperatoria más rápida. Es probable que este se convierta en el procedimiento quirúrgico de elección en poco tiempo.

Existen ventajas y desventajas para cada tipo de cirugía y no todos son candidatos para procedimientos mínimamente invasivos.

En algunos casos la apendicitis puede tratarse solo con antibióticos, sin necesidad de cirugía. Esto elimina los riesgos asociados con la operación y tiene éxito en muchos casos simples. Sin embargo, la apendicitis a menudo regresa más tarde, por lo que el tratamiento farmacológico no es una práctica habitual.

Recomendaciones y consejos

La prevención de la apendicitis se basa en un tracto digestivo saludable  y mantener un buen tránsito intestinal para impedir los atascos. Las pautas más importantes a seguir son:

  • Comer a horas regulares y con tranquilidad.
  • Bebe mucha agua (al menos ocho vasos de agua u otro líquido todos los días).
  • Mantenerse activo físicamente.
  • Masticar la comida varias veces antes de tragar.
  • Usar la aspirina y los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos con moderación; estos medicamentos pueden irritar el frágil revestimiento gastrointestinal.
  • No fumar; el tabaco contribuye a la aparición de ulceras.
  • Ir al baño cuando se sienta ganas, no esperar
  • No hacer esfuerzos durante las deposiciones.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son las funciones del apéndice?

El apéndice tiene unos 5-10 cm de largo y es bastante angosto. Tiene paredes musculares, como el intestino, y algo de tejido inmune en las paredes. Los científicos solían creer que el apéndice no tenía un papel útil en los humanos modernos. Pensaban que nuestros antepasados ​​habían necesitado el apéndice para digerir alimentos difíciles como la corteza de árbol.

El apéndice también sirve como un refugio para bacterias útiles cuando hay una falta de bacterias sanas en los intestinos. Cuando se produce una apendicitis, es un signo de exposición prolongada a alimentos tóxicos y una microflora poco saludable.

También se cree que en la primera infancia, los tejidos inmunes en el apéndice son importantes en el desarrollo del sistema inmune. Así pues, no se trataría de un órgano vestigial.

A pesar de todo esto, parece que la eliminación del apéndice no tiene efectos negativos.

¿Cómo es el postoperatorio de la apendicetomía?

La extracción del apéndice no tiene efectos a largo plazo (como decimos el apendice no tiene una función importante) y la recuperación no lleva mucho tiempo. La mayoría de las personas dejan el hospital de 1 a 3 días después de la cirugía. Algunos incluso pueden irse a casa el mismo día. Dependiendo del tipo de cirugía que tenga, puede llevar de 1 semana a 1 mes para volver a sus actividades normales. Si el apéndice se rompió, la recuperación puede tardar un poco más.

Ocasionalmente, la herida de la operación puede infectarse y requerir tratamiento adicional, aunque esto es muy raro en la cirugía laparoscópica. Uno de los riesgos posteriores a la apendicitis, y también a la operación para extraer el apéndice, es el desarrollo de adherencias abdominales. Estas son bandas de tejido que se forman dentro  del abdomen y que “pegan” órganos y tejidos. En general, las adherencias abdominales  no causan ningún problema, pero a veces  pueden provocar obstrucción y dolor.

¿Qué es una peritonitis?

Si el apéndice se rompe, puede infectar la membrana peritoneal de doble capa que recubre la cavidad abdominal. El término médico para esto es peritonitis y sus síntomas son dolor abdominal, estreñimiento, vómitos y fiebre.