gripe

La enfermedad producida por el virus influenza, altamente contagioso, y que afecta al aparato respiratorio es la gripe. Aunque es una enfermedad bastante común puede resultar muy molesta, razón por la que hoy te contamos cómo se cura la gripe.

Es habitual que a principios del invierno se produzca una epidemia de esta enfermedad que cada año afecta a una gran parte de la población. Sus principales síntomas son la tos seca, los dolores de cabeza, la fiebre y, en ocasiones, dolores musculares y malestar físico.

-Bebidas calientes: Como normalmente la gripe se padece  en meses muy fríos  sentará increíblemente bien tomar cualquier tipo de bebida calentita. Además, esto puede hacer que nuestros principales síntomas se vean aliviados y que se reduzca la irritación de garganta.

Gárgaras: Se puede diluir sal o bicarbonato en agua a una temperatura templada y después hacer gárgaras con este líquido. El dolor queda calmado prácticamente de inmediato y, además, es bueno para retirar los pequeños organismos nocivos que causan esta enfermedad.

Infusión de limón: Muchos de los caramelos que se venden en las farmacias para aliviar los síntomas de la gripe están compuestos con limón. Una infusión de este producto puede resultar muy útil para frenar los síntomas principales y con sus propiedades antibacteriales ayudará a eliminar el virus de forma efectiva. Si su sabor no gusta demasiado se puede añadir miel, otro ingrediente habitual en caramelos para la gripe.

Té verde: Este producto que últimamente está tan de moda por sus múltiples propiedades también te puede dar la solución a cómo se cura la gripe. Una de las sustancias que contiene este producto es antiviral, por lo que pueden luchar contra la gripe y, se asegura, también puede llegar a prevenirla.

Fruta: Todas las frutas que contengan la vitamina C, frutas cítricas, nos aportaran un refuerzo extra sobre nuestro sistema inmunológico. Lo cierto es que el consumo de estos productos tan saludables puede hacer que la enfermedad no se agrave.

Cama: Cama, sofá o lo que tu prefieras pero guardar reposo es muy importante. Cuando tu cuerpo descansa tu sistema inmunológico actúa de una forma mucho más efectiva. Por este motivo la principal recomendación es  mantener tanto reposo como sea posible hasta que nos hayamos recuperado.

Ante todo, no debes olvidar que la gripe es un virus y no se trata con antibióticos. Además, como suele decirse,  es mejor prevenir que curar así que procura evitar riesgos y en este caso una buena higiene puede ser muy efectiva. Lavarse las manos de forma frecuente y evitar tocar nariz y ojos puede evitar el contagio. Si aun así acabas padeciendo esta enfermedad, no debes preocuparte, ahora ya conoces cómo se cura la gripe.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Cómo se forma un bebé desde el embarazo
Siguiente
Síntomas y tratamiento de la neumonía