La neumonía es la causa principal de muerte infantil en todo el mundo, tal y como afirma la Organización Mundial de la Salud. En los países desarrollados existen diversos tratamientos eficaces gracias a distintos tipos de antibióticos y a través de la hospitalización de los enfermos más graves. En todo caso, conocer los síntomas de la neumonía te ayudará a identificar antes la causa de tu afección y saber actuar de la forma más adecuada.

La neumonía es una enfermedad que varía según la edad del paciente y según la causa del contagio, ya que puede ser provocada por virus o por bacterias. Consiste en una infección en los tejidos de los pulmones o el tracto respiratorio inferior y suele presentarse después de un resfriado.  No existen muchos métodos de prevención en adultos,  ya que se suele adquirir por los gérmenes establecidos en nuestras propias vías respiratorias.

Además, existen dos tipos de cuadro clínico, el típico y el atípico. El primero consiste en una aparición brusca o repentina de los síntomas, por lo que en apenas dos días la persona habrá comenzado a sentir escalofríos, tos, dolor torácico y tendrá una temperatura superior a los 38 grados.  El atípico se caracteriza por diferentes malestares o molestias, dolores musculares y en las articulaciones.

Síntomas de la neumonía

Los síntomas de la neumonía pueden ser confundidos al principio con un catarro o una gripe, ya que la tos (muchas veces acompañada de flemas), la fiebre alta y las dificultades para respirar son las principales señales de esta enfermedad.  Debido a la tos o a la mucosidad es bastante común que aparezcan ganas de vomitar, sensación de malestar y de confusión.  Son muy comunes los dolores abdominales y que se reduzcan las ganas de comer. Aparecen ruidos, semejantes a crujidos en el pulmón, y en casos extremos, cuando se daña el  tejido, el paciente necesitará cuidados especiales que le faciliten la respiración.

Esta enfermedad afecta a los sectores de la población de forma diferente, por lo que los síntomas de la neumonía pueden variar según la persona. Los bebes podrían no presentar ninguna de las señales indicadas y sin embargo estar padeciéndola, aunque hay otros pequeños que sí manifiestan algunas dolencias como vómitos, fiebre o cansancio. Los ancianos y las personas con enfermedades graves podrían padecer estas afecciones de una forma más leve y manteniendo una temperatura normal, por lo que dificulta la detección de la enfermedad.

Tratamiento de la neumonía 

Cuando el médico es alertado de estos síntomas de la neumonía y sospecha que puede padecerla, realizará una radiografía del tórax del enfermo y en caso de considerarlo necesario un análisis de sangre. Los pacientes que sufran una neumonía más fuerte necesitarán hospitalización y con antibióticos venosos. Existe una vacuna contra la neumonía administrada sobre todo a niños y adultos con más de 50 años, pero este remedio no es efectivo para neumonías causadas por gérmenes. Si sufres los síntomas de la neumonía acude al médico cuanto antes para que pueda realizar su diagnóstico, un profesional te sacara de dudas y te recetará lo más apropiado para tu caso.

1 Comentario

  • manipulador de alimentos gratis,

    Es muy común confundirlo con la gripe,por eso debemos ir a la consulta médica.

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    ¿Cómo se cura la gripe de forma natural?
    Siguiente
    Efectos y consecuencias del estrés sobre el organismo