Insomnio crónico
Un buen descanso es fundamental para nuestro día a día.

Si el otro día hablábamos de las horas de sueño recomendadas por edad según los expertos, hoy nos vamos al lado contrario tratando los problemas para conciliar el sueño, el insomnio crónico. Para empezar aclaremos que el insomnio puede ser inicial, intermedio o terminal. Inicial si las dificultades para conciliar el sueño aparecen al acostarse; intermedio si el insomne se despierta frecuentemente  por las noches; y terminal si los problemas vienen porque el insomne se despierta antes de lo planeado. Al margen de eso, el insomnio se considera crónico cuando dura más de seis meses.

Causas del insomnio crónico

Las causas del insomnio crónico son variadas. Algunas de las más habituales son:

  • Malos hábitos de sueño: dormir a deshoras, acostarse cada día a una hora perjudican la calidad del sueño.
  • Causas psicológicas: trastornos como el estrés, la ansiedad o la depresión pueden llevar a problemas insomnio.
  • Causas ambientales: un ambiente ruidoso perjudica gravemente el sueño.
  • Enfermedades: enfermedades respiratorias, dolores reumáticos, enfermedades cardiovasculares… Son afecciones que pueden afectar al sueño.
  • Toxicas: el abuso continuado de la cafeína, el alcohol, las drogas, el tabaco o los fármacos provocan el insomnio crónico.
  • Alteraciones horarias: los cambios de turno en el trabajo (trabajar de noche) o el jet lag continuado por viajar mucho afectan a los patrones circadianos (día – noche) del sueño.

Tratamiento del insomnio crónico

El tratamiento del insomnio crónico dependerá de las causas que lo están motivando. Cuando el insomnio se debe a los comportamientos del insomne, como el abuso de ciertas sustancias o los malos hábitos de sueño, está claro que la solución pasa por corregir esos hábitos. Consejos habituales que dan los especialistas son:

  • Establecer unos horarios de sueño, es decir, procurar acostarse y levantarse siempre a la misma hora.
  • Evitar las sustancias estimulantes (los ejemplos más claros son la cafeína y el tabaco).
  • No tomar alcohol antes de dormirse. Si bien es cierto que el alcohol es un depresor del sistema nervioso y por tanto induce al sueño, pero es un sueño ligero que tiende a interrumpirse a menudo, privando de un buen descanso.
  • Hacer una cena ligera.
  • Hacer ejercicio regular por las tardes (de no demasiada intensidad)

En ocasiones puede ser necesario un tratamiento farmacológico con medicinas para el insomnio.  Por supuesto, si cree que ese es su caso, no dude en contactar con un médico antes de tomar ninguna medicación. Los medicamentos disponibles para tratar el insomnio son las pastillas para dormir (cuyo principal ingrediente son los antihistamínicos), sedantes (bajo estricto control médico) y antidepresivos en dosis bajas. Cuando el insomnio crónico está causado por trastornos psicológicos como la ansiedad o la depresión puede ser útil ponerse en manos de un psicólogo que indique algún tipo de psicoterapia.

1 Comentario

  • Duerme Mejor,

    Muchas gracias por la información. La higiene del sueño es muy importante a la hora de dormir bien y el primer paso para remediar nuestros problemas de insomnio.

    Saludos.

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    No puedo dormir por las noches, ¿Qué hago?
    Siguiente
    Fases del embarazo para el bebé: crónica del embarazo semana a semana (II)