El diagnóstico de la diabetes implica necesariamente un cambio en los hábitos de vida del diabético. Este cambio suele empezar en la dieta. Ya que la diabetes consiste básicamente en un aumento de los niveles de glucosa en sangre, algunos se preguntan:

¿Es mala la glucosa?

Rotundamente, no. De hecho, la glucosa es la fuente de energía de nuestro organismo. Todos, también los diabéticos, necesitamos glucosa para vivir. El problema de los diabéticos es que la glucosa no se absorbe bien y permanece en altos niveles en la sangre.

El nivel de glucosa en sangre se denomina glucemia. Los niveles de glucemia deben estar dentro de unos límites para que no haya problemas. Tanto la hiperglucemia (glucemia demasiado alta) como la hipoglucemia (glucemia demasiado baja).

La glucosa que ingerimos proviene de los carbohidratos. Es inevitable que la glucemia suba después de consumir carbohidratos, pero no todos los alimentos con carbohidratos hacen que la glucemia suba con la misma rapidez. Para los diabéticos, los alimentos prohibidos son aquellos que hacen que la glucemia se dispare y salga fuera de los límites saludables.

En esta lista de alimentos prohibidos para los diabéticos encontraríamos en primer lugar el azúcar y postres:

Azúcar y postres, ¿adiós al dulce?

Las dietas para diabéticos son estrictas con el consumo de azucares. Entre los dietistas los hay que apuestan por prohibir completamente el azúcar de la alimentación del diabético, mientras que otros se muestran algo más permisivos con los azucares naturales, aunque todos consisten en prohibir los azucares procesados.

Para quien no conozca la diferencia, los azucares naturales, como la fructosa, son los que se encuentran en alimentos saludables como leche y frutas. Los azucares procesados están en productos como la bollería y las bebidas azucaradas. Los azucares de la fruta se absorben mucho más lentamente que los azucares procesados, por lo que aumentan la glucemia de forma progresiva y no de golpe y son menos peligrosos para los diabéticos. De ahí que se permita incluirlos en la dieta de los diabéticos, aunque siempre bajo el debido control.

De todos modos, ser diabético no significa renunciar al sabor dulce. Existen edulcorantes artificiales aptos para endulzar alimentos y bebidas, por ejemplo, los que se usan en los refrescos light. No obstante, los alimentos con estos edulcorantes contienen otro tipo de hidratos de carbono, por lo que deben controlarse igualmente.

Otros alimentos prohibidos para diabéticos

Hay otros alimentos que, a pesar de no tener tanta glucosa como el azúcar, también están prohibidos para los diabéticos, o al menos desaconsejados. El motivo es que o bien hacen que la glucemia suba más rápido que otros alimentos o bien agravan los problemas causados por la hiperglucemia. Estos alimentos prohibidos son:

  • Alimentos ricos en sodio: sal, snacks salados, mayonesas, salsas y aderezos para ensaladas entre otros
  • Frituras
  • Colesterol y grasas
  • Lácteos enteros (los descremados si se pueden consumir)

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
10 ejercicios para enfermos de Alzheimer que pueden retrasar el avance de la enfermedad
Siguiente
Qué es el ebola y como se contagia el virus