Uno de los pilares de la salud del bebe durante el embarazo es la dieta de su madre pues, como sabréis, el bebé se alimenta de los nutrientes que le pasa su madre a través del cordón umbilical. Por eso, muchas madres primerizas se preguntan: ¿existen alimentos prohibidos en el embarazo?

La respuesta rápida es que sí, hay alimentos prohibidos en el embarazo o cuyo consumo se recomienda limitar. En la mayoría de las veces, se trata de una medida de precaución porque algunas infecciones se transmiten a través de determinados alimentos. A continuación, una lista de alimentos prohibidos en el embarazo y los motivos de su prohibición.

10 alimentos prohibidos en el embarazo

Alimentos crudos: lácteos sin pasteurizar, carne cruda (ej, carpaccio) o poco hecha, pescado crudo (ej, sushi), marisco crudo o huevos crudos.

Todos estos alimentos poco hechos pueden llevar la listeria, una bacteria responsable de la listeriosis. La listeriosis es una infección benigna en la mayoría de los casos (pasa sin síntomas), pero en embarazadas acarrea algunos riesgos importantes como el parto prematuro o incluso el aborto espontaneo.

Embutidos y carnes poco cocinadas: para evitar el riesgo de toxoplasmosis en mujeres no inmunizadas. La toxoplasmosis es una enfermedad producida por toxoplasma gondii, un parásito que se encuentra en la carne de muchos animales. La toxoplasmosis solo es peligrosa si se contrae durante el embarazo, porque puede transmitirse al feto y provocar malformaciones; si se ha contraído anteriormente, la persona ya está inmunizada y no representa un riesgo. Por eso a las embarazadas se les hace un análisis se sangre para detectar si ya han tenido la toxoplasmosis, en cuyo caso no habría que preocuparse.

Frutas y verduras sin lavar: por provenir de la tierra, las frutas y verduras pueden estar contaminados por bacterias o parásitos, como los ya mencionados listeria y toxoplasma. Por eso hay que lavarlos bien antes de que la embarazada los consuma.

Alcohol: desaconsejado en cualquier cantidad. Problemas de aprendizaje o retrasos en el crecimiento son solo algunos de los daños que puede provocar el alcohol al bebé.

Hígado: el hígado de los animales contiene una gran cantidad de vitamina A que, en grandes dosis, puede dañar el desarrollo del embrión.

Exceso de sal: no hay que pasarse por la sal, para evitar la retención de líquidos.

Café, té e infusiones: las dosis demasiado elevadas de cafeína o de teína duplican el riesgo de aborto.

En resumen, si estás embarazada hay que vigilar lo que comes. Sigue las recomendaciones de tu médico y elige productos bien cocinados o debidamente preparados. ¿Qué más alimentos prohibidos en el embarazo conocéis? Los comentarios están abiertos.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Clases de preparación al parto: dudas frecuentes
Siguiente
Información sobre el día de la mujer: salud femenina en el mundo