Los alimentos en conserva son productos habituales en las estanterías de cualquier hogar, y es que suponen una forma fácil rápida de saciar el apetito en ciertas ocasiones, ya que no requieren ser cocinados y pueden consumirse directamente. La polémica sobre este tipo de productos se ha desatado en los últimos tiempos, pero lo cierto es que nada es completamente bueno ni completamente malo. Te contamos las ventajas y desventajas de los alimentos enlatados para la salud.

Ventajas de los alimentos enlatados

Los alimentos enlatados cuentan con algunas ventajas y beneficios a la salud, aunque no es recomendable su consumo como hábito del día a día. Los procesos a los que se someten estos productos, son en la actualidad muy seguros, por lo que no revisten grandes riesgos para la salud más allá de una nutrición en ocasiones poco adecuada.

Por ejemplo, este tipo de productos permite comer alimentos que de otra forma no consumimos, y que pueden ser mucho más caros si se compran al natural. Los procesos de conservación de los alimentos permiten mantener algunas de sus propiedades por mucho tiempo, además de aumentar las concentraciones de ciertos elementos, como ácidos grasos omega 3 y vitamina B3. Además, las proteínas de los alimentos en conserva se asimilan de una forma más sencilla en el organismo.

Finalmente, los recipientes y envases utilizados para las conservas no revisten ningún problema para la salud, por lo que son una buena solución para realizar una comida rápida y relativamente saludable.

Inconvenientes de los alimentos enlatados

Por otro lado, este tipo de alimentos también tienen sus inconvenientes, y es que no son los más aconsejables para mantener un estado óptimo de salud por sus componentes, como los conservantes que alargan la vida útil del alimento y que pueden suponer riesgos añadidos para la salud, los conocidos como E-210, E-211, etc.

Además, los alimentos pierden parte de sus propiedades al ser sometidos al proceso de conserva, como sus vitaminas, por lo que no suponen una solución tan saludable como puede parecer en un principio. Entre los componentes que se utilizan para conservar los alimentos, se encuentra también el sodio, que puede aparecer en cantidades muy elevadas y llegar a aumentar las posibilidades de sufrir hipertensión.

No se recomienda el consumo habitual de estos productos, porque pueden producirse desajustes orgánicos y porque las conservas tienen una mayor proporción de calorías y grasas que los productos naturales.

Ya conoces las ventajas y desventajas de los alimentos enlatados para la salud. Como ves, nada es tan malo si no se consume en exceso, por lo que lo básico es no abusar de ellos y seguir siempre una dieta equilibrada para mantener un perfecto estado de salud.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous reading
La importancia de un desayuno saludable y cómo conseguirlo
Next reading
Complicaciones agudas y crónicas de la diabetes