Las personas con trastornos alimentarios se caracterizan por tener una actitud anormal hacia la comida, lo que causa un cambio en sus hábitos alimenticios y en su comportamiento. En este post repasamos los tipos de trastornos alimenticios y las causas de estos desordenes.

Tipos de trastornos y desórdenes alimenticios

Los trastornos alimenticios incluyen una serie de enfermedades que pueden afectar a una persona de forma física, psicológica y social. Los desórdenes alimenticios más comunes son:

Anorexia nerviosa: trastorno en el que una persona trata de mantener su peso lo más bajo posible; ya sea pasando hambre o haciendo ejercicio en exceso (aunque muy a menudo haciendo ambas cosas a la vez)

Bulimia  – trastorno en el que una persona se da un atracón y después siente un fuerte sentimiento de culpa e intenta expulsar lo ingerido ya sea provocándose el vómito o usando laxantes.

Trastorno de atracones  – trastorno en el que una persona se siente obligada a comer en exceso grandes cantidades de alimentos en un corto espacio de tiempo.

Aparte de estos tipos de trastornos alimenticios, algunas personas (en especial los jóvenes) pueden ser diagnosticados con un trastorno alimentario no especificado.

Causas de los trastornos alimenticios

Los trastornos alimenticios son a menudo atribuidos a la presión social para estar delgado por culpa de unos cánones de belleza poco realistas. Sin embargo, las causas suelen ser más complejas.

Un trastorno de la alimentación puede estar asociado con factores biológicos, genéticos o ambientales combinados con un evento en particular que desencadena el trastorno. También puede haber otros factores que causan la enfermedad. Los factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de que una persona tenga un trastorno de la alimentación incluyen:

  • Tener antecedentes familiares de trastornos de la alimentación, depresión o abuso de sustancias
  • Ser criticado por su hábitos de alimentación, su forma física o su peso
  • Estar demasiado preocupado por ser delgado, sobre todo si se combina con la presión del entorno, por ejemplo, en bailarinas de ballet, modelos o atletas
  • Ciertas características subyacentes; por ejemplo, personalidad obsesiva, trastorno de ansiedad, baja autoestima o perfeccionismo
  • Experiencias particulares, como el abuso sexual o la muerte de alguien muy cercano
  • Relaciones difíciles con familiares o amigos
  • Situaciones de estrés – por ejemplo, problemas en el trabajo, la escuela o la universidad.

Los médicos a veces utilizan un cuestionario para ayudar a identificar a las personas que pueden tener un trastorno alimentario.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
¿Cuánto engorda el alcohol? ¿Por qué engorda el alcohol?
Siguiente
Enfermedad de Paget extremamaria: síntomas y tratamiento