¿Te imaginas no poder oír? Para alguien que ha estado disfrutando toda su vida de la audición, la sordera sobrevenida es sin duda un evento traumático. Pero cuando hablamos de sordera en niños, el trauma puede ser mayor. ¿Cuáles son los tipos de sordera infantil? ¿Cuáles son sus causas? Desvelamos tus dudas.

Tipos de sordera infantil y sus causas

Para empezar, la sordera puede aparecer ya desde el nacimiento (pérdida auditiva congénita) o en cualquier momento después del nacimiento (sordera adquirida). La pérdida auditiva congénita puede deberse a factores genéticos, pero también por otras cosas, como una infección durante el embarazo, prematuridad, lesiones al nacer, y otras condiciones de salud.

Tipos de sordera infantil según la causa:

Sordera conductiva

En la sordera conductiva, el niño no oye bien porque hay algún tipo de obstrucción en el oído externo o medio que impide que el sonido viaje correctamente a la cóclea y el nervio auditivo. La sordera conductiva puede ser temporal o permanente.

El impedimento conductor puede ser el resultado de una obstrucción del conducto auditivo externo, una perforación en la membrana timpánica (un agujero en el tímpano), una infección del oído medio, la acumulación de líquido debido a la obstrucción de la trompa de Eustaquio, o un defecto congénito o enfermedad de cualquier de los tres huesos del oído medio.

La causa más común, o obstante, es la otitis media adhesiva, que consiste en la acumulación de líquido en el oído medio.

Sordera neurosensorial

La sordera neurosensorial también se conoce como sordera nerviosa y es el término que se emplea para describir las pérdidas auditivas que se deben a alteraciones o defectos en el oído interno o en la transmisión nerviosa. Estos deterioros pueden ser congénitos (están presentes al nacer), hereditarios (causa genética), de desarrollo, o una combinación de varios de estos éstos.

La mayor parte de las sorderas nerviosas son causadas por un problema en la cóclea, concretamente en las células ciliadas encargadas de transformar las vibraciones del sonido en impulsos nerviosos que se dirigen al cerebro.

Sordera mixta

Una combinación de sordera conductica y neurosensorial. Por ejemplo, un niño con otitis media que también tiene un problema de en la cóclea.

La sordera en niños puede variar en intensidad, yendo de leve a severa, y pudiendo afectar a su desarrollo escolar o a su habla. Por suerte, en la actualidad existen varios tratamientos que pueden paliar o corregir la sordera infantil. Los más conocidos son el uso de audífonos, aunque también se puede recurrir a un implante coclear si es necesario.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Los 6 beneficios de dormir sin ropa que no conocías
Siguiente
Sensibilidad dental: causas y tratamiento de los dientes sensibles