El síndrome de Sjögren o de las mucosas secas es una enfermedad autoinmune sistémica o trastorno autoinmunitario que afecta a las glándulas exocrinas encargadas de producir secrecciones hidratantes o lubricantes.  Ejemplos de estas secrecciones son las lágrimas, la saliva o las secreciones mucosas de la laringe, la tráquea y la vagina. Este síndrome recibe su nombre en honor al científico y oftalmólogo sueco Henrik Sjögren y, a pesar de que se desconocen sus causas, lo padecen con mayor frecuencia en mujeres postmenopáusicas de 40 a 50 años.

En este post veremos los síntomas de la enfermedad de Sjögren, así como su tratamiento.

Síntomas del síndrome de Sjögren

El síndrome de Sjögren es una enfermedad crónica de progresión muy lenta, por lo que puede pasar un período largo de tiempo, años a veces, entre el inicio de las primeras señales y el diagnóstico de la enfermedad.

Los síntomas del síndrome de Sjögren más comunes son la sequedad en los ojos y la boca, debido a la falta de lagrima y saliva. Aunque el síndrome puede afectar a otras partes del cuerpo como la piel, las articulaciones, los pulmones, los riñones, los vasos sanguíneos, los nervios y los órganos del sistema digestivo.

Además, puede producir fatiga, fiebre, cambio en el color de las manos y los pies, dolor articular, problemas de tiroides, sequedad vaginal e inflamación de los ganglios.

La enfermedad se clasifica en síndrome de Sjögren primario, si se desarrolla sin la presencia de otra enfermedad autoinmune asociada. Y síndrome de Sjögren asociado, en el caso de que se dé conjuntamente con otras dolencias autoinmunes o reumatológicas previas como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, la tiroiditis, la cirrosis biliar, la demato-polomiositis o la esclarodemia.

Diagnóstico y tratamiento del síndrome de Sjögren

Con el fin de diagnosticar el síndrome de Sjögren es necesario no sólo consultar los antecedentes médicos y un análisis de sangre, sino también realizar un examen físico de los ojos y la boca que incluya examen de Schirmer de la producción de lágrimas, una biopsia de glándulas salivales y, entre otros, un examen con lámpara de la hendidura de los ojos.

El tratamiento del síndrome de Sjögren tiene como objetivo aliviar los síntomas, ya que no existe todavía un tratamiento que cure por completo. Por ello, para evitar posibles complicaciones derivadas de la sequedad como daño ocular, caries dentales, insuficiencia renal, linfoma, infecciones pulmonares o vasculitis, es necesario que el paciente tome medidas paliativas como lágrimas artificiales o ungüentos para los ojos, bálsamos labiales de aceite o masticar goma de mascar. Todo ello complementado con medicamentos para el dolor en los músculos y las articulaciones, tales como la aspirina o el ibuprofeno, medicamentos para eliminar la inflamación como corticosteroides, así como medicamentos que disminuyan la acción del sistema inmunitario.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Los síntomas de la regla en las mujeres
Siguiente
¿Cuáles son los beneficios del café en la salud?