Quizás hayas oído que es muy importante llevar una buena salud bucal durante el embarazo. No se trata de un mito, sino de una preocupación real. Veamos por qué y algunos consejos que conviene tener en cuenta.

Importancia de la salud bucal en el embarazo

Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo hacen a la madre más vulnerable a enfermedades dentales como:

  • Gingivitis del embarazo: un aumento de la respuesta inflamatoria a la placa dental durante el embarazo hace que la encía se hincha y sangre más fácilmente en la mayoría de las mujeres. La gingivitis puede evolucionar a periodontitis.
  • Lesiones gingivales orales benignas: conocidas como granuloma piógeno, granuloma gravídico o épulis del embarazo
  • Movilidad dental: los ligamentos y el hueso que sostienen los dientes pueden aflojarse temporalmente durante el embarazo.
  • Erosión dental: la erosión del esmalte dental puede ser más acusada debido al aumento de la exposición al ácido gástrico por las náuseas matutinas.
  • Caries dental: debido al aumento de la acidez en la boca, una mayor ingesta de alimentos azucarados y bebidas secundaria a los antojos del embarazo.

Las infecciones dentales en la madre pueden afectar al feto. Un estudio de 1996 mostró una asociación entre la enfermedad periodontal materna y el parto prematuro

Cuidados de la salud bucal durante el embarazo

Si estás buscando quedarte embarazada, no olvides ir al dentista antes. Hacerte una completa revisión puede detectar cualquier problema de salud oral y tratarlo antes del embarazo para evitar futuros riesgos.

Si las náuseas del embarazo te impiden cepillarte los dientes con normalidad, puedes cambiar a una pasta de dientes insípida (no provocan nauseas). Consulta a tu dentista cual es la mejor marca para ti.

Asegúrate de decirle a tu dentista que estás embarazada y los cambios que has notado en tu salud oral. El buen cuidado diario es vital. Eso incluye cepillarse los dientes tras cada comida, usar enjuagues bucales e hilo dental. Hacemos hincapié en lo de cepillarse los dientes tras cada comida, porque eso incluye el picoteo. Puede ser buena idea sustituir los dulces y chocolatinas por frutas.

Por último, una dieta sana y equilibrada, rica en lácteos, durante el embarazo contiene minerales esenciales para el futuro crecimiento de los dientes del bebé. Además de llevar el calcio necesario para la madre (el bebé absorbe parte de las reservas cálcicas de la madre).

Salud bucal y embarazo deben ir de la mano. Cuida de tus dientes y no solo estarás cuidando de tu bebé, sino que también podrás ofrecerle tu mejor sonrisa cuando nazca.

 

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Mitos sobre el embarazo y quedarse embarazada
Siguiente
10 malos hábitos alimenticios para la salud. ¡Evítalos!