Todos hemos pasado alguna vez por un ataque de hipo difícil de controlar. Aunque se trata de un problema pasajero, lo cierto es que puede resultar bastante molesto, por eso no está de más conocer algunos trucos o remedios caseros para quitar el hipo a un adulto. Seguro que algunos ya los conoces, pero así podrás probar otras opciones para seleccionar la que sea más efectiva para ti.

Trucos para quitar el hipo

El hipo tiene lugar cuando el diafragma se contrae de forma involuntaria. Hay muchas causas por las que ocurre este fenómeno, algunas relacionadas directamente con la alimentación, el tipo de productos consumidos, o pasar por un momento de respiración anormal, como en un ataque de risa o de llanto.

Por norma general, este fenómeno pasa solo al cabo de unos minutos, sin tener ninguna consecuencia adicional para el organismo. No obstante, existen algunas formas de deshacerse del ataque de hipo más rápidamente en caso de necesitarlo.

Respirar dentro de una bolsa de papel repetidamente es una de las formas más habituales de quitar el hipo, porque aumenta el nivel de CO2 en la sangre. También es eficaz tomar un vaso de agua fría tratando de no respirar en el proceso.

Si no tienes nada a mano, puedes probar a inhalar aire muy despacio hasta llenar los pulmones, aguantar la respiración durante al menos 30 segundos, y exhalar también despacio. Repitiendo este proceso tres o cuatro veces, el hipo debería desaparecer.

Otras posibilidades para quitar el hipo son tomar una cucharada de manteca de cacao o mantequilla de cacahuete, o chupar un trozo de jengibre, puesto que según dicen es una de las formas más rápidas de eliminar el hipo.

Finalmente, puedes probar a tapar los oídos y la nariz al mismo tiempo, y cerrar también la boca. Aguantando así durante unos segundos hace que el cuerpo respire agitadamente cuando vuelve a su estado normal, por lo que es fácil que el hipo desaparezca.

Cómo quitar el hipo a un recién nacido

Los bebés recién nacidos tienden a tener mucho hipo porque su sistema digestivo todavía no está completamente desarrollado. Suele producirse cuando come mucho en muy poco tiempo, por lo que una de las formas de evitarlo es darle de comer antes de que tenga hambre. Si ya tiene hipo, puedes probar a cambiarlo de posición mientras está comiendo, o darle unas cucharadas de agua para que se le pase.

No obstante, este fenómeno es natural y habitual en bebés, por lo que tenderá a pasarse solo. Si persiste durante más de tres horas o aparece algún otro síntoma asociado, entonces será mejor consultar a un pediatra por si fuese necesario aplicar otro tratamiento.

Estos son algunos de los remedios caseros para quitar el hipo a un adulto y a un bebé. ¿Cuál de estos tratamientos te resulta más efectivo? ¿Conoces otros trucos para quitar el hipo? Déjanos tus comentarios.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous reading
Qué es la aspirina, para qué sirve y sus contraindicaciones
Next reading
Cómo prevenir las enfermedades de transmisión sexual