En 1887 el mundo dio la bienvenida a la aspirina, posiblemente el fármaco más conocido del mundo y que se usa en un montón de situaciones (a veces de forma indebida, todo hay que decirlo). En este post qué es la aspirina, para qué sirve y cuáles son sus contraindicaciones.

Qué es la aspirina y para qué sirve

Aspirina es el nombre comercial del Ácido acetil salicílico. El compuesto del que se derivó el principio activo de la aspirina, el ácido salicílico, se encontró en la corteza de un sauce en 1763. Posteriormente en el laboratorio se sintetizó el ácido acetil salicílico, que aventajaba al ácido salicílico al no compartir algunos de sus efectos secundarios.

Si preguntamos para qué sirve la aspirina dirás que para aliviar el dolor de cabeza y, efectivamente, esa es su virtud más conocida, pero hay más. La aspirina tiene propiedades analgésicas, antipiréticas y antiinflamatorias, es decir, combate el dolor provocado por la inflamación, y también reduce la fiebre. Por ello se usa para el alivio de la fiebre y de dolores tales como dolor de cabeza, dolor de dientes y dolores menstruales. Además es adecuada para tratar el resfriado y los síntomas similares a la gripe. En el pasado también se ha utilizado para reducir el dolor y la inflamación en condiciones reumáticas, pero ahora se prefieren otros medicamentos.

Dosis bajas de se usan como un “diluyente de la sangre” para prevenir la formación de coágulos en los vasos sanguíneos, disminuyendo el riesgo de accidente cerebro vascular o ataque al corazón.

En los últimos tiempos no han dejado de aparecer nuevas propiedades de la aspirina que aún se están investigando:

  • Tomándola dos veces por semana reduce el riesgo del cáncer de colon y recto en el 40% de los casos.
  • Reduce el riesgo de sufrir Alzhéimer gracias a un efecto neuroprotector.
  • Puede contribuir a mejorar la inmunidad del organismo.

Contraindicaciones de la aspirina

Al igual que todos los medicamentos, la aspirina puede causar efectos secundarios no deseados. Por ejemplo, al ser un vasodilatador, aumenta el riesgo de sangrado y no se recomienda en personas que tienen problemas de coagulación.

No se debe administrar a niños menores de 16 años a menos que haya sido prescrita por un médico para tratar una afección específica. Esto se debe a que existe una posible asociación entre la aspirina y el síndrome de Reye en los niños (es una enfermedad muy rara que puede ser fatal). Tampoco puede usarse durante la menstruación ni el embarazo debido a su acción anticoagulante.

Por otro lado, también puede causar reacciones en personas alérgicas, en especial en los asmáticos.

A día de hoy la aspirina es uno de los analgésicos más seguros y menos costosos en el mercado, y su uso es seguro en la mayoría de los casos.  No obstante, como cualquier otro medicamento, no debe usarse de forma indiscriminada.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Cuáles son las enfermedades más raras del mundo
Siguiente
Remedios caseros para quitar el hipo a un adulto