El desprendimiento de retina se produce cuando la retina (membrana delgada responsable de la transmisión de imágenes a través del nervio óptico) se separa de los tejidos y los vasos sanguíneos situados en la parte posterior del ojo. Las consecuencias del desprendimiento pueden ser la perdida permanente de visión o incluso la ceguera toral. Por ello, es muy importante conocer los primeros síntomas del desprendimiento de retina, para poder actuar inmediatamente si aparecen.

Primeros síntomas del desprendimiento de retina

Si bien no hay dolor asociado con un desprendimiento de retina, hay señales de advertencia de que, si se reconoce y se trata a tiempo, puede salvar la visión. Se trata de síntomas muy claros de que casi siempre aparecen antes de que ocurra un desprendimiento de retina; pueden aparecer lentamente o de repente.

Los síntomas más comunes de desprendimiento de retina incluyen:

Destellos de luz – La aparición de destellos brillantes fugaces, con mayor frecuencia en la visión periférica, es una de las primeras señales de advertencia de un desgarro o desprendimiento de retina. Estos destellos pueden aparecer al hacer movimientos rápidos de la cabeza o los ojos y se ven más fácilmente mientras se miran superficies oscuras.

Manchas flotantes – Otro síntoma de desprendimiento de retina es un efecto lluvia de moscas volantes en la vista, que a menudo aparecen como manchas, o cuerdas que flotan en el campo de visión. La aparición de estas moscas no es poco común, pero un aumento dramático en el número o tamaño de dichas manchas puede ser una señal de que se ha producido un desgarro o desprendimiento como resultado de solidificaciones de pequeñas cantidades de gel vítreo.

El “efecto de cortina” – Este efecto aparece como ensombrecimiento u oscurecimiento del campo de visión, y también puede indicar que se ha producido un desprendimiento de retina. Este oscurecimiento se describe a menudo como una cortina gris en la parte central del campo visual y se acompaña de una sombra en la periferia de la visión. Se produce cuando la retina se desprende completamente del tejido subyacente y ya no funciona de forma correcta.

Si se producen alguno de estos primeros síntomas del desprendimiento de retina, cuanto antes el médico los diagnostique, mayores serán las probabilidades de prevenir daños y recuperar la visión perdida.

Para diagnosticar desprendimiento de retina, el médico llevará a cabo un examen completo de la vista, revisando la visión, la presión, la apariencia física del ojo, y su capacidad de ver los colores.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
¿Qué es una histerectomía abdominal? Recuperación
Siguiente
Qué es el túnel carpiano: síntomas y tratamiento