Una histerectomía abdominal es un procedimiento quirúrgico que elimina todo o parte del útero de una mujer. El cuello del útero, las trompas de Falopio y los ovarios también pueden ser eliminados durante el procedimiento.

¿Quién necesita una histerectomía ?

Una histerectomía se lleva a cabo por una gran variedad de razones. Los más comunes son:

  • Los fibromas uterinos: crecimientos no cancerosos en la pared del útero
  • Endometriosis: tejido que reviste el útero crece fuera de las paredes del útero y de los ovarios
  • Cáncer
  • La adenomiosis: tejido que reviste el útero crece dentro de las paredes del útero
  • Prolapso uterino: el útero se desliza hacia abajo en la vagina
  • El sangrado uterino anormal
  • Dolor crónico

Recuperación de una histerectomía abdominal

La recuperación completa de una histerectomía abdominal puede llevar hasta seis semanas. Además, la mujer puede experimentar:

Menopausia: Debido a que el útero fue retirado, la paciente ya no tendrá períodos. Si se extirpan solo los ovarios, puede experimentar los síntomas de la menopausia.

Pérdida del deseo sexual: Esto es más común cuando se extirpan los ovarios.

Aumento del riesgo de pérdida ósea, enfermedad del corazón, e incontinencia urinaria (pérdida de orina) puede ocurrir, especialmente cuando se extirpan ambos ovarios.

La depresión o el dolor por la pérdida de la fertilidad es común, especialmente en las mujeres más jóvenes.

Tipos de histerectomías

Una histerectomía es una cirugía mayor, y por lo general se requiere anestesia general. Una histerectomía se puede realizar a través de:

  • Una sola incisión en la parte inferior del abdomen
  • Un pequeño instrumento quirúrgico pasando por varias incisiones pequeñas en el abdomen
  • Pasando los instrumentos a través de la vagina

Existen tres tipos de histerectomía:

Histerectomía total: Todo el útero y el cuello uterino se retiran. Los ovarios y las trompas de Falopio pueden o no pueden ser quitados.

Histerectomía parcial (también llamada histerectomía subtotal o supracervical): La parte superior del útero se retira pero el cuello uterino se deja intacto. Los ovarios pueden ser quitados en algunos casos.

Histerectomía radical: Una histerectomía radical se utiliza para tratar el cáncer de cuello uterino. Los tejidos en ambos lados del cuello uterino y la parte superior de la vagina se retiran del todo. Las trompas de Falopio y los ovarios pueden o no pueden ser quitados.

Aunque la histerectomía es necesaria en algunos casos, sobre todo cuando el cáncer está presente, en otros casos puede ser prevenible usando medicamentos, pesarios vaginales o alternativas quirúrgicas.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Enfermedad del lupus: síntomas iniciales del LES
Siguiente
Los 3 primeros síntomas del desprendimiento de retina