accidentes-infantiles-prevencion
Todos queremos proteger a nuestros hijos.

La seguridad de los niños pequeños es algo que preocupa a los padres, especialmente a los primerizos. Por eso en nuestro blog queremos compartir varios consejos para la prevención de accidentes infantiles. Toma buena nota de ellos:

Cómo prevenir accidentes infantiles

Primera Infancia:

Durante el puerperio y los primeros meses de lactancia, las madres lactantes sabemos que dar el pecho nos causa somnolencia, relajación, totalmente natural e imprescindible para una alimentación sana y feliz de la madre y el lactante.

Como consejo inicial se debe insistir en que la madre use un sillón o sofá apropiado, si el sofá permite estar acostada, el lactante debe ocupar siempre la parte interna del sofá, en prevención de posibles caídas. No es de extrañar que ante una falta de sueño continuada, la madre se duerma, al dar el pecho, pero podría tener un gran disgusto si su bebé se cayese por estar al lado de fuera del sofá. Igualmente, en la cama, donde podemos lactar cómodamente, se debe poner una gran almohada junto al borde de la cama cuyo lado ocupa el bebé, que le mantenga en posición lateral y le aleje del borde de la cama. Cuando van siendo más hábiles y se van moviendo más, nuestras niñas y niños rotan, ruedan por una cama como si fuesen cilindros, y lo que es más, les parece muy divertido, así que a la hora de lactar, en previsión de que nos quedemos dormidas las mamás o no sea hora de que nuestra pareja ocupe su lado de la cama, debemos contar con la mayor cantidad de parapetos, almohadones, cojines, en su lado de la cama, como os digo, mantendrá a la pequeña de lado y nos dará la seguridad de que no rota al borde para luego caer al suelo.

En las tiendas de puericultura hay unos cojines de lactancia muy apropiados para facilitar la lactancia cómoda y convertirla en un bonito momento de complicidad que estreche lazos de afecto entre la madre y el niño. Aunque a los papás les suene cursi pero no es mala idea que el bebé le abrace el pecho con frecuencia, siempre después de lactar porque si no se pondrá nervioso buscando alimento, y lo siento, queridos papás, la naturaleza ha tomado partido. El niño tiene tanto derecho a reconocer los latidos del corazón de su mamá como de su papá, es tierno, útil y le tranquilizará, si al padre le incomoda,  obviamente, no, además el reflejo prensil de las manitas infantiles le tira del vello pectoral, puede abrazar con camiseta, ya sabéis. Es una humilde sugerencia de enfermera pero también es una invitación a la implicación más estrecha posible en el desarrollo del bebé.

prevencion-accidentes-infantiles
No hay que menospreciar la fuerza de un niño pequeño.

Cambios de pañal: guapas y limpitos.

Sobre los cambiadores infantiles, cada vez más sofisticados, excelentes para la espalda de la madre pero peligrosísimos si dejamos a nuestro bebé un instante al girarnos para acercar un pañal limpio, toallitas, etc. Es materialmente impredecible el momento en que los bebés rotan sobre su espalda, se pueden girar en cualquier momento, entre los 3, 4 o 5 meses, no existe seguridad a este respecto.

La única manera de prevenir disgustos por caerse del cambiador es tener todo el rato un tobillo del bebé sujeto con una mano, y con la otra acercar los útiles, éste consejo lo da una enfermera que ha criado dos niños, puede que a nuestro hijo no le pase nada al caerse, son más resistentes de lo que aparentan pero el disgusto de la caída nos hará sentir los peores papás del mundo.

Marcando tableta… de abdominales

Esta es una manera especial de informar a los papás y mamás, que un bebé tiene la musculatura en pleno desarrollo y más fuerza de la que aparenta: por muy pequeño que le veamos, boca arriba en su tumboncita/gandulita/maxi-cosi, recordad que sobre los 5-6meses se puede tirar de ella al suelo alegremente, sus abdominales se lo permiten, pero sus manos y reflejos aún no estarán tan diestros a parar el golpe de la cabeza, así que sobre el medio añito, no le dejamos solo en la tumbona de bebés, o un buen día se la pondrá de “casa” como un caracol. Tampoco tenemos porqué sufrir eso. Estas hamacas tienen sus cinturones para algo, debemos usarlos y aun así, puede acabar tirándose de cara contra el suelo su toma suficiente impulso.

Revisión de objetos seguros

Las tetinas de biberón, los chupetes y demás objetos de goma se van picando con el paso de los meses y sueltan pequeños trocitos de material que, aún sin ser tóxicos pueden ser ingeridos. Debemos retirarlos antes de que lleguen a este punto. No deseo asustaros innecesariamente, dado que aún a esta edad persiste el reflejo que a los bebés les impide tragar objetos pequeños, por ello regurgitan tan rápidamente cuando hay en su boca pelusas, restos de fruta triturada, etc.

Revisad sus cositas con cierta frecuencia, botones, cremalleras, juguetes, que aun siendo totalmente seguros puedan ir deteriorándose .Si veis un pañal con caca de raro color, azul por ejemplo, seguro que nuestro peque se ha zampado un trozo de lápiz de cera azul de los deberes de su hermano mayor, menos mal que no son tóxicos pero de ahí a incorporarlos al menú…

Ya sabemos que los fabricantes de juguetes insisten en “lo de las piezas pequeñas”, pero es también es verdad que hemos sacado de sus pequeñas naricitas hasta granos de maíz germinados, así que poned atención a pequeñas piezas, lego, huevos con pequeñas piezas/ sorpresa, etc. Todas las marcas de juguetes marcan en sus envases la edad, cada caja, tiene una época, y desde luego la de lactantes, gateadores y nenes que hacen pinitos, es el momento más importante; esta primera infancia, para vigilar las indicaciones de los fabricantes, que por cierto, no siempre aciertan, mejor nos fiamos de nuestro sentido común de padres.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Diagnóstico por imagen: Técnicas de imagen médica
Siguiente
Los 8 hitos que resumen la historia de la Medicina