Una de las creencias más extendidas en la población es la de que el pan engorda. Este y otros mitos de la alimentación deben conocerse para tratar de llevar una alimentación más equilibrada y sana.

5 mitos alimentarios a los que la ciencia ha dado respuesta

A continuación, exponemos una serie de mitos alimentarios que conviene que la población considere como tal para no culpabilizar de un aumento de peso puntual a una causa que no es la correcta.

Mitos sobre el pan: ¿engorda?

Como mito que es, no es cierto que el pan engorda como tal: este producto contiene tan solo entre 1 y 3 gramos de grasa por cada 100. Por tanto, el pan como producto final no induce a un aumento de peso.

Es más, se ha demostrado en diversos estudios la falsedad de estos mitos de la alimentación, que en una dieta basada en este alimento -mejor si es integral- puede contribuir a la reducción de peso o, en algunos casos, no influir en los kilos de la persona.

Dejar de ingerir pan en una dieta es un rotundo error, ya que, de forma moderada, su consumo aporta carbohidratos que se transforman en glucosa, que es ideal para la estructura muscular y el cerebro.

Como uno de los mitos de la alimentación que es, se recomienda un consumo moderado, una ingesta de 4 rebanadas diarias puede ser lo idóneo para conseguir el objetivo.

Los productos Light adelgazan

Craso error. Los productos con la etiqueta de light son aquellos a los que se les ha reducido la presencia de algún componente calórico, pero esto no supone que estén pensados para adelgazar.

No obstante, sí que puede decirse que lo que consiguen realmente es engordar menos, al contar con menos sustancias calóricas.

No hacer una comida adelgaza

Un error que hay que desterrar de la mentalidad de la población, ya que es un hábito contraproducente.

Los expertos en nutrición no dejan de repetir que lo mejor para llevar una alimentación equilibrada es realizar 5 comidas diarias, controlando así el ciclo hambre-saciedad. Esto significa que, al repartir las dosis de comida en mayor grado, no se llegará a la siguiente comida con un hambre excesiva que pueda empujar a comer más de lo necesario.

La fruta, mejor antes de comer

Este es otro de los mitos sobre la comida más extendidos. Mucha gente piensa que tomar fruta tras una comida no viene bien porque se digiere peor y puede engordar, por lo que muchos tienden a ingerirla antes de la comida principal. Lo único que se consigue, en este último caso, es que se incremente la saciedad y puedas comer menos.

El chocolate favorece el acné

Se ha descubierto a través de diversos estudios que esta expresión no se corresponde con la realidad. El acné que se puede presentar en la cara es resultado de la grasa segregada por la piel debido a alteraciones hormonales por la edad o los ciclos femeninos que no tienen relación con la comida.

Como has podido comprobar, existen muchos mitos sobre alimentos que no tienen nada que ver con la realidad, por lo que siempre es conveniente tenerlos en cuenta para no evitar ingerir determinados alimentos cuyo déficit puede desembocar en alguna enfermedad.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Cerveza y deporte: ¿se trata de una combinación acertada?
Siguiente
Efectos de la contaminación en la salud de los seres humanos