Los deportistas no acaban de tener claro si es bueno combinar cerveza y deporte, debido a las voces que apuntan a que no es beneficioso para conseguir los objetivos que se persiguen con el ejercicio.

Se podría enmarcar dentro de los mitos más extendidos de alimentación que necesitan ser aclarados.

No obstante, hay que destacar los numerosos efectos positivos que conlleva beberse una cerveza tras realizar un importante esfuerzo físico.

Entonces, ¿es bueno combinar cerveza y deporte?

Lo cierto es que combinar cerveza y deporte tiene unas cualidades de hidratación y antioxidante únicas, debido a lo cual el profesor Joan Ramón Barbany, de la Universidad de Barcelona, considera que es una bebida muy eficaz en la recuperación de músculos con agujetas o con muestra de fatiga. Esto se debe a que los componentes de la cerveza compensan la oxidación de la fibra muscular que es la causante de las agujetas, favoreciendo también la rehidratación eficaz del organismo. En este sentido, recomienda un consumo moderado buscando ese fin.

Un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada junto al CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) realizado en 2013 concluyó que los ingredientes propios de esta bebida contribuyen a la recuperación del metabolismo hormonal y el sistema inmune, así como a mantener los niveles altos de glucosa plasmática, ayudando así a combatir el estrés.

Otra de las razones de la idoneidad de la cerveza después de hacer deporte es que el etanol, los minerales y los electrolitos que la componen son fundamentales para una distribución más veloz del agua por el organismo.

¿Existe algún efecto negativo por beber cerveza después del deporte?

A la hora de recomendar beber cerveza después del deporte, se incide en que no se recurra a una cerveza con alta graduación alcohólica por cómo afecta el alcohol en el deporte, ya que podría ser contraproducente: aunque lo mejor sería la ingesta de cervezas sin alcohol, aquellas que no superan el 5% de concentración alcohólica por cada 100 miligramos pueden lograr los efectos positivos de recuperación que se persiguen.

Esto se debe a que cuanta mayor presencia de alcohol tenga la bebida, mayor será la necesidad de ir a orinar, lo que anula las propiedades de rehidratación ya mencionadas. Por ello, si vas a tomarte una cerveza después del deporte, que sea una de baja graduación para asegurar los beneficios de la cerveza en el deporte. 

Otros estudios ponen en cuestión lo establecido sobre la recuperación muscular, asegurando que puede conseguir un aumento de lesiones, y la mejora hormonal, ya que su consumo puede incidir en una reducción de testosterona, cuyo desequilibrio puede ser perjudicial para la salud.

Conclusiones sobre la cerveza después de hacer deporte

Las conclusiones de mezclar cerveza y deporte es que es realmente efectiva para rehidratar el cuerpo porque está carbonatada y está compuesta de azúcares y sal, por lo que el estómago absorbe el agua de manera más rápida.

La cerveza después de hacer deporte, por tanto, es positiva si se toma de forma moderada, además de contribuir a evitar distintas enfermedades, del tipo cardiovascular o la osteoporosis, entre otros.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Alergias raras: 5 rechazos que jamás te imaginarías que existen
Siguiente
¿El pan engorda? 5 mitos de la alimentación que no debes creerte