Cuando hablamos de cáncer, el término más importante es diagnóstico temprano.  Muchos de los primeros síntomas de cáncer son inespecíficos y poco alarmantes, lo que retrasa que quien los sufre vaya al médico y pueda ser diagnosticado y tratado.

Un cáncer es una enfermedad causada por un mal funcionamiento de las células normales para que crezcan de forma incontrolada. La mayoría de los cánceres, si se detecta a tiempo, se pueden tratar y tienen buenas tasas de supervivencia.

Primeros síntomas de cáncer

Estos síntomas pueden estar asociados con el cáncer: los cambios en los hábitos intestinales o de la vejiga, una llaga que no se cura, sangrado o flujo inusual, aparición de un engrosamiento o bulto en el pecho o cualquier otra parte del cuerpo, la indigestión o dificultades para tragar, cambios obvio en una verruga o lunar, o molesta tos o ronquera. Estos síntomas no son siempre un signo de cáncer, también pueden ser causados ​​por condiciones menos serias. Sólo un médico puede hacer un diagnóstico. Otros síntomas incluyen cansancio, pérdida de apetito, pérdida de peso y sudores nocturnos. Aunque, por supuesto, estos por lo general indican algo mucho más benigno.

Es importante consultar a un médico si tienes alguno de estos síntomas. No esperes a sentir dolor, porque el cáncer precoz generalmente no causa dolor. A medida que crece el cáncer, puede causar síntomas relacionados con su localización en el cuerpo. Por ejemplo, los síntomas de cáncer de pulmón no son diferentes a otros síntomas relacionados con el tabaco. Sin embargo, un cambio en una tos puede ser significativo. Por su parte, cánceres cerca del extremo inferior del intestino suelen causar sangrado por el ano o un cambio persistente en la frecuencia o consistencia de los movimientos intestinales. Un cáncer que está más arriba en el intestino puede causar cansancio (debido a la pérdida de sangre en el intestino) causando anemia.

Muchos de los síntomas generales no están relacionados con el tumor, si no con las proteínas que se secretan. La gravedad de los síntomas varía también según la localización del mismo. Por eso puede algunos cánceres muy pequeños pueden causar síntomas sistémicos graves mientras que otros muy grandes pueden causar ninguno en absoluto.

No hay que esperar a ver los primeros síntomas de cáncer. Cualquier persona debe ver a su médico para chequeos regulares y no esperar a que se presenten problemas.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Recomendaciones para tener un estilo de vida saludable
Siguiente
Vitamina D: alimentos dónde se encuentra