Durante estos días arranca la campaña de vacunación en toda España y un año más hay que recordar la importancia de que los colectivos vulnerables se vacunen. Aunque en la mayoría de los casos la gripe es una enfermedad leve que se pasa sin problemas, en grupos como ancianos y niños sí podría haber complicaciones. Es también un buen momento para explicar qué es la gripe común y cuáles son sus causas. 

¿Qué es la gripe común?

La gripe es una enfermedad infecciosa de las vías respiratorias. Los causantes de la infección son los influenzavirus. Se trata por tanto de una enfermedad virica, por lo que los antibióticos son inútiles para tratarla.

Los influenzavirus se diseminan de persona a persona por vía aérea cuando un enfermo tose o estornuda. La incubación dura 1-4 días; los síntomas son fiebre (38-40ºC), dolor de cabeza, dolor muscular, tos sin expectoración, congestión nasal, fatiga, escalofríos, etc., que suelen prolongarse durante una semana.

La enfermedad es leve en la mayoría de los casos, aunque algunos individuos, especialmente ancianos y enfermos crónicos, pueden desarrollar complicaciones secundarias tales como obstrucción pulmonar, fallos cardiacos o neumonías bacterianas.

La gripe es la causa más común de infección del tracto respiratorio inferior. Causa epidemias estacionales durante las cuales hay un elevado número de contagios.En las zonas templadas, como España, las epidemias de gripe estacional aparecen a finales de otoño o principios de invierno, y tienen su punto álgido a mediados de invierno. En las regiones tropicales los patrones estacionales son menos pronunciados. 

¿Cuáles son las causas de la gripe común?

Durante el siglo XIX, la gripe se atribuyó a la acción de Haemophilus influenzae, que había sido aislado de pacientes con gripe y neumonía. Sin embargo, el aislamiento del virus influenza A en 1933 llevó a la identificación de los influenzavirus como los causantes de esta enfermedad. Los influenzavirus forman parte de la familia Orthomyxoviridae. Su genoma vírico consiste en ocho moléculas de RNAs (las moléculas de RNA difieren de las de DNA en que tienen una única cadena, mientras que el DNA tiene dos que forman la famosa doble hélice). Se conocen tres géneros: influenzavirus A, influenzavirus B e influenzavirus C, definidos en base a diferencias antigénicas en la nucleoproteína (núcleo del virus) y en la matriz proteica (parte de la envoltura del virus). Si no sabéis demasiado de virología deciros que las diferencias antigénicas son diferencias en los antígenos y que los antígenos son proteínas que forman parte del virus y que son las responsables de provocar la reacción inmune al entrar en contacto con nuestras defensas.

Los influenzavirus A son los más comunes y peligrosos. Infectan a humanos y a otros mamíferos, y tienen su reservorio en las aves acuáticas. Se clasifican en subtipos según las propiedades de sus HA y NA. Tanto HA (hemaglutinina) como NA (neuraminidasa) son proteínas víricas; HA permite la entrada del virus en la célula que infecta, mientras que NA facilita la liberación de nuevos virus. Hay descritos 16 clases de HA y 9 de NA. En la actualidad los subtipos más frecuentes en circulación son H1N1, H1N2 y H3N2.

Los influenzavirus B infectan únicamente a humanos. No causan pandemias, pero son responsables de epidemias regionales menos severas que las causadas por influenza A. Los influenzavirus C afectan a humanos y cerdos, y son bastante inofensivos.

 

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Curiosidades del sueño y de los sueños que debes conocer
Siguiente
Qué es la salud bucodental y por qué es tan importante