epoc
El tabaquismo es, de lejos, la principal causa de EPOC.

La nombramos de pasada cuando hablamos sobre las enfermedades crónicas (ver Tipos de enfermedades crónicas y listado de las más comunes), pero nos ha sorprendido ver el poco conocimiento que hay en la calle sobre la EPOC (7 de cada diez españoles no saben lo que es la EPOC, según un reciente estudio), a pesar de que, como dijimos, es una de las enfermedades crónicas más comunes y la sexta causa de muerte en el mundo, por delante de los accidentes de tráfico.

Mucha gente ni siquiera sabe lo que significa EPOC. Si estáis entre ellos, sabed que EPOC son las siglas de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, aunque eso tampoco les aclara gran cosa, aparte de que se trata de una enfermedad que afecta a los pulmones. Por eso vamos a intentar que conozcáis un poco más sobre la EPOC.

La EPOC consiste en una obstrucción de las vías aéreas. Dicha obstrucción es progresiva, irreversible y potencialmente mortal. La enfermedad se debe principalmente al humo del tabaco, por lo que son los fumadores los más afectados, aunque también los fumadores pasivos están en peligro. Las inhalación de partículas del humo del tabaco provocan una respuesta inflamatoria en las vías respiratorias, una inflamación que sostenida en el tiempo acaba lesionando el epitelio de las vías, que se cierran progresivamente.

 Entre uno de cada cuatro y uno de cada cinco fumadores desarrollará la enfermedad. Más estadísticas: se calcula que en 2004 hubo 64 millones de personas con EPOC, un número aproximado a la población de Francia; en 2005 más de 3 millones de personas murieron a causa de la enfermedad (representó el 5% del total de muertes ese año).

Síntomas de la EPOC

Los síntomas más habituales de la EPOC son la tos, la expectoración de flema o mucosidad y la disnea. Disnea es la sensación de ahogo o falta de aire. La gravedad de los síntomas varía según el estadio de la enfermedad; en las etapas más avanzadas la falta de aliento aparece cuando se realiza el más mínimo esfuerzo.

LA EPOC se diagnostica mediante una sencilla prueba diagnóstica llamada espirometría que mide el volumen y la velocidad del aire inspirado y espirado.

Tratamiento de la EPOC

La EPOC no tiene cura, pero se puede detener su progresión usando un tratamiento adecuado. Por ejemplo, se recurre bastante al uso de broncodilatadores para abrir las vías respiratorias y mejorar la respiración. Uno de los principales problemas es la falta de diagnóstico (que podría llegar al 80% de los casos) porque sus síntomas, como la anteriormente mencionada disnea, se atribuyen erróneamente a la vejez. Algo que obviamente impide que el enfermo se ponga en tratamiento.

2 Comentarios

  • Qoolife,

    Buen post, aunque también hay que destacar la importancia del seguimiento del enfermo. Algo que hoy día es más fácil gracias a las nuevas aplicaciones de teleasistencia.

  • Pedro,

    Mi abuelo padeció una EPOC de caballo. Décadas de fumador compulsivo dejaron sus pulmones a un 10% de capacidad. Hipertrofia del corazón para compensar: finalmente murió por una insuficiencia cardiaca, pero su enfermedad era la EPOC. Me ayudó mucho a entender esta enfermedad larga y silenciosa el portal: http://www.webdelasalud.es/-/epoc

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    Conociendo las enfermedades raras: acromegalia, definición y diferencias con el gigantismo
    Siguiente
    Tipos de enfermedades crónicas y lista de más comunes