Acromegalia
Andre el gigante, luchador y actor, fue uno de los casos más conocidos de acromegalia.
Foto: John McKeon vía Flickr.

Si recordáis, nuestros últimos posts de la serie Conociendo las enfermedades raras los dedicamos a la acondroplasia o enanismo (Ver Conociendo las enfermedades raras: la acondroplasia o enanismo acondroplásico y sus causas y Conociendo las enfermedades raras: síntomas y tratamiento de la acondroplasia). En esta ocasión nos vamos al otro lado de la balanza, pues vamos a hablar sobre la acromegalia o gigantismo acromegálico, una enfermedad rara que según las estadísticas afecta solo a 6 de cada 100.000 personas.

Definición de acromegalia

Para comenzar a hablar sobre esta enfermedad que mejor que usar la definición que la RAE hace de ella: La acromegalia es una enfermedad crónica debida a un exceso de secreción de hormona de crecimiento por la hipófisis, y que se caracteriza principalmente por un desarrollo extraordinario de las extremidades. (Para quien no lo sepa, la hipófisis –también conocida como pituitaria- es una glándula que se encuentra en la base del cráneo y que -aparte de la hormona del crecimiento, responsable del crecimiento de los tejidos corporales- se encarga de la secreción de otras hormonas importantes). De hecho el término acromegalia deriva de la unión de las palabras griegas akron (extremidades) y mega (grandes), o sea, literalmente extremidades grandes.

Diferencias entre la acromegalia y el gigantismo

Aunque mucha gente cree que la acromegalia y el gigantismo hacen referencia a la misma enfermedad, no es así.

Ambas se originan porque la glándula hipófisis segrega demasiada hormona del crecimiento. La diferencia está en que en el gigantismo este exceso de secreción se produce durante el crecimiento, antes del cierre de la epífisis del hueso. La epífisis es el extremo del hueso; cuando se produce su “cierre” es cuando el hueso deja de crecer, es decir, marca el fin del crecimiento de la persona. En cambio la acromegalia aparece cuando ya se ha completado el crecimiento normal.

Resumiendo, el gigantismo aparece cuando la persona aún está creciendo, mientras que la acromegalia lo hace cuando la persona ya ha dejado de crecer. Por tanto, el exceso de producción de hormona del crecimiento que en niños produce gigantismo, en adultos produce acromegalia.

Causas de la acromegalia

El origen de la acromegalia, como ya hemos avanzado, está en la liberación excesiva de hormona del crecimiento por parte de la glándula hipófisis. En el caso de la acromegalia, las causas de esta liberación excesiva están en un tumor benigno (es decir, no canceroso) de la hipófisis. Las células de la hipófisis se multiplican desproporcionadamente dando origen a un tumor y sintetizando grandes cantidades de hormona del crecimiento.

En nuestro próximo post daremos más detalles de esta rara enfermedad, centrándonos en sus síntomas, diagnóstico y tratamiento.

2 Comentarios

  • angie,

    No entiendo

  • Erika,

    Bien explicado, concreto, Gracais

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    Conociendo las enfermedades raras: síntomas, tratamiento y diagnóstico de la acromegalia
    Siguiente
    EPOC: Síntomas y tratamiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica