La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una enfermedad difícil de diagnosticar en otras etapas, ya que sus síntomas pueden imitar a los de otras enfermedades y condiciones. Conocer cuáles son los síntomas iniciales del ELA. Conocer cuáles son los síntomas iniciales del ELA permite el diagnostico precoz de la enfermedad y una mejor atención a los pacientes.

¿Cuáles son los síntomas iniciales del ELA?

Los síntomas de ELA suelen aparecer después de los 50 años, pero pueden ocurrir antes de eso. Al principio, los síntomas pueden ser casi imperceptibles, pero se desarrollan durante un período de unas pocas semanas, o a veces en días. El lugar dónde empiezan los síntomas depende de qué partes del cerebro las ALS afectan primero. Semanas o, posiblemente, meses después del inicio, los síntomas de la ELA comienzan a extenderse a otras áreas del cuerpo.

Los primeros signos de la enfermedad de la esclerosis lateral incluyen:

  • Calambres, espasmos o rigidez de los músculos
  • Debilidad de piernas o brazos, causando un andar incómodo o a tropiezos
  • Hablar lento
  • Problemas al tragar o masticar
  • Lenguaje borroso y nasal
  • Falta de aliento
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Dificultad para escribir, abotonar una camisa, abrir un candado u otras operaciones de cierta precisión
  • Fatiga

Los síntomas iniciales del ELA pueden estar limitados a una sola región del cuerpo o afectar a más de una región.

A medida que avanza la ELA, aumenta la falta de control muscular voluntario, extendiéndose por todo el cuerpo y generando mayores dificultades para el movimiento. Entre los síntomas de empeoramiento de la ELA están la espasticidad muscular, un reflejo exagerado de mordida y la atrofia muscular. La gente generalmente permanece consciente de su condición, aunque varios estudios indican que algunas personas experimentan problemas en algunas funciones cognitivas.

En algún momento, el paciente se vuelve incapaz de ponerse de pie, caminar o usar los brazos o las manos. Los problemas al tragar conducen a la pérdida de peso y aumentan el riesgo de asfixia. Eventualmente, se pierde la capacidad de respirar independientemente, requiriendo el uso de dispositivos respiratorio.

La gran mayoría de las muertes en ELA son el resultado de la insuficiencia respiratoria, un proceso que progresa lentamente durante meses. Los medicamentos pueden aliviar el malestar y la ansiedad causados por esta insuficiencia.

Las causas menos frecuentes de muerte en la ELA incluyen la desnutrición a consecuencia de los problemas de deglución,  embolismo pulmonar  (bloqueo en una de las arterias de los pulmones), arritmias cardíacas y neumonía.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Tabaco y cáncer de pulmón, una relación mortal
Siguiente
8 efectos negativos del alcohol en la salud del cuerpo