El tabaquismo se ha relacionado con multitud de enfermedades, pero pocas relaciones son tan evidentes cómo las de tabaco y cáncer de pulmón.

El cáncer de pulmón se ha convertido en una de las enfermedades con mayor mortalidad, matando alrededor de 1,5 millones de personas por año en todo el mundo. La tragedia se magnifica por el hecho de que la inmensa mayoría de estas muertes, alrededor del 95%, son totalmente prevenibles

 Tabaco y cáncer de pulmón

El tabaquismo es el principal factor de riesgo para el cáncer de pulmón. El tabaquismo está relacionado con alrededor del 80% al 90% de los cánceres de pulmón. Algo que no debería extrañarnos si tenemos en cuenta que el humo del tabaco es una mezcla tóxica de más de 7.000 productos químicos. Muchos de ellos son venenos y al menos 70 se sabe que causan cáncer en personas o animales.

¿Cómo se descubrió la relación entre tabaco y cáncer de pulmón?

Aunque parezca mentira, el cáncer de pulmón fue una vez una enfermedad muy rara, tan rara que los médicos anotaban cada caso como si fuera especial. El cáncer de pulmón ni siquiera fue reconocido médicamente hasta el siglo XVIII, y en 1900 sólo se conocían alrededor de 140 casos en la literatura médica publicada. La enfermedad podría haber sido diagnosticada ocasionalmente como tuberculosis (tisis), neumonía o alguna otra enfermedad pulmonar

La comercialización masiva de cigarrillos hacia finales del siglo XIX popularizó el hábito de fumar, causando una epidemia mundial de cáncer de pulmón. En las décadas de 1940 y 1950 los cigarrillos se reconocieron como la causa de dicha epidemia, gracias a la confluencia de varios estudios de epidemiología, experimentos con animales, patología celular y analítica química.

El descubrimiento de esa relación obviamente no gustó a la industria tabacalera y empezaron una fuerte campaña de propaganda para negar los efectos perjudiciales del tabaco. De hecho, hasta 1960, sólo un tercio de todos los médicos estadounidenses creían que el tabaco no era tan perjudicial.

No existe una cantidad de cigarrillos segura. Cualquier consumo de tabaco o cualquier exposición a su humo aumentan el riesgo de padecer cáncer de pulmón. Por suerte puedes disminuir los riesgos si dejas el tabaco de inmediato y abrazas un estilo de vida saludable.

Las personas que dejan de fumar tienen un menor riesgo de cáncer de pulmón que si hubieran seguido fumando, pero su riesgo es mayor que el riesgo para las personas que nunca fumaron.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Cómo puedo saber si tengo fibromialgia: síntomas de la enfermedad
Siguiente
Cuáles son los síntomas iniciales de ELA (Esclererosis Lateral Amiotrófica)