Fumar es malo, fumar mata, fumar perjudica gravemente la salud… Son solo algunos de los eslóganes más usados para incitar a la gente a dejar de fumar. Sin embargo, a fuerza de repetirlos corren el riesgo de perder su eficacia y convertirse en una amenaza demasiado abstracta para ser tenida en cuenta. Por eso, es bueno explicar por qué fumar es malo, por qué mata. En definitiva, conocer los principales efectos negativos del tabaco. Aquí no podemos listarlos todos (os aseguramos que son bastantes), pero si las principales:

Efectos negativos del tabaco

Tabaco y cáncer van de la mano

Desde hace años se sabe que existen al menos 69 componentes cancerígenos en el tabaco (alquitrán, benceno, benzopireno…). Estos componentes se absorben en la mucosa de la boca y también llegan a los pulmones a través de las vías respiratorias. Desde los pulmones pasa al aparato circulatorio, distribuyéndose a todo el cuerpo.

El tabaco es la principal causa detrás de los siguientes tipos de canceres: cáncer de pulmón, cáncer en la cavidad oral (labio, lengua o glándulas salivares), cáncer de laringe,  cáncer de faringe, cáncer de esófago y cáncer de vejiga.

El tabaco daña gravemente tus pulmones…

El contacto directo del humo con los pulmones provoca una reacción irritante en los pulmones que es la responsable de enfermedades pulmonares no cancerosas como la bronquitis crónica, el enfisema crónico o la EPOC. Las sustancias irritantes del tabaco hacen que las células mucosas de los pulmones provoquen moco en exceso. El moco obstruye las vías respiratorias, dificultando la respiración, y forzando fuertes toses para ser expulsado (la tos de los fumadores).

… y tu sistema circulatorio…

La nicotina (que de paso es una sustancia bastante adictiva) incrementa la frecuencia cardiaca y la presión arterial. Taquicardia e hipertensión, un coctel peligroso.

… y tu boca

Tener un cigarrillo en la boca aumenta las probabilidades de sufrir enfermedades periodontales como la periodontitis y la gingivitis (en parte porque el calor producido por la combustión del cigarrillo daña la mucosa oral).

Además de otros efectos negativos más “estéticos”: el ennegrecimiento de los dientes y el mal aliento.

Si fumas, hay menos oxígeno para tu organismo

La combustión del tabaco produce monóxido de carbono (CO). El CO pasa rápidamente de los pulmones a la sangre. En la sangre, desplaza al oxígeno en los glóbulos rojos. Es decir, que la sangre de los fumadores transporta menos oxígeno a los órganos y tejidos del cuerpo (hipoxia). Cuando los músculos reciben menos oxígeno, no pueden funcionar a plena potencia (eso incluye a nuestro musculo más importante, el músculo cardiaco, ósea, el corazón). Por eso tienes todas las de ganar cuando le echas una carrera a un fumador.

Otras razones para dejar de fumar

Quizás los anteriores efectos negativos no sean suficientes para que te plantees dejar de fumar. Pensarás que tú eres el único responsable de tu salud, y puedes hacer con ella lo que quieras. Y tienes razón. Pero quizás te lo replantees mejor cuando sepas que todos los efectos que hemos repasado anteriormente también afectan (aunque en menor medida) a todos los que están a tu alrededor. Los fumadores pasivos, tu familia.

Por ejemplo, los hijos de padres fumadores tienen un 70% más de probabilidades de sufrir enfermedades respiratorias. ¿No son ya motivos suficientes para dejar el tabaco?

2 Comentarios

  • María José Herraiz,

    Todo lo que sirva para ayudar aunque sólo sea a una persona a dejar de fumar, me gusta!!!

    • El blog de la salud,

      Gracias, María Jose. Como bien dices, si una persona deja de fumar por leer este post habremos cumplido nuestro objetivo. ¡Un saludo!

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Anterior
    Alimentos para menores de 2 años
    Siguiente
    Puré de verduras para niños menores de 2 años