La fisioterapeuta Noemí Lucas nos envía este artículo sobre el distress respiratorio, patrocinado por “El blog de las personas que viven con dolor”.

Hay diagnósticos que causan un gran impacto en el paciente y quienes le rodean. Es lo que sucede con el distress respiratorio del adulto. Este síndrome tiene que ver con la falta de disponibilidad de oxígeno en el torrente sanguíneo causada por la acumulación de líquido en los alvéolos pulmonares. Las personas que sufren esta patología notan una dificultad respiratoria aguda, un síntoma que se agrava de forma proporcional a la edad del enfermo.

¿Qué les sucede a las personas con distress respiratorio del adulto?

Esta enfermedad no suele surgir por sí sola, sino que es más frecuente que aparezca a la vez que otros trastornos o lesiones graves. A veces coincide con el avance de una septicemia en el organismo, aunque también puede tener su origen en una neumonía severa o deberse a la inhalación de sustancias nocivas. En otras ocasiones se origina como respuesta del cuerpo ante un fuerte impacto en el pecho o la cabeza, que daña a los pulmones o perjudica a la parte del cerebro encargada de controlar la respiración.
Quienes sufren de distress respiratorio del adulto notan:
Que no les llega suficiente aire a los pulmones.
Les cuesta mucho trabajo respirar y, debido a ello, necesitan hacer muchas más inspiraciones y espiraciones por minuto que una persona libre de esta patología.
– A la vez, presentan un cuadro de presión arterial baja.
Este tipo de pacientes suelen notarse desorientados, un estado de confusión que tiene su causa en la falta de oxígeno. A la vez, a estos síntomas acompaña un cansancio extremo, por el sobreesfuerzo que su cuerpo debe hacer para conseguir mantener el ritmo de una función vital, la respiratoria, que no está funcionando como debiera y que les hace sentir una sensación continua de falta de aire severa.

¿Cómo es el futuro de un paciente de distress respiratorio del adulto?

Pese a que se trata de una patología grave, cada vez es mayor el índice de supervivencia al distress respiratorio del adulto. En cualquier caso, se trata de un reto para el personal médico-sanitario, puesto que, si bien es posible su recuperación completa, existen casos de daños duraderos a los pulmones tras padecerla, como los que tienen que ver con:
Neumotórax: causados por la presión de aire que provoca el ventilador empleado para mantener el nivel adecuado de O2 en sangre.
– Fibrosis pulmonar: por el endurecimiento pulmonar que se sufre debido a la cicatrización de los alvéolos, que sufren un aumento de densidad que dificulta el flujo normal de oxígeno.
Embolia: está muy relacionada con la inmovilidad de los pacientes, que pasan todo el día en posición tumbados, algo que incrementa sus probabilidades de generar coágulos de sangre que pueden causar una obstrucción.
Además de estas consecuencias, es frecuente que los pacientes que se hallan en vías de superación del distress respiratorio del adulto puedan tener complicaciones posteriores relacionadas también con:
Una función pulmonar anormal: serán personas que noten una mayor sensación de fatiga, pudiendo llegar a ser necesario para ellos el necesitar un suplemento de oxígeno.
– Infecciones: para recuperarse de una complicación de este tipo, es necesario que los pacientes pasen mucho tiempo con un ventilador conectado a su tráquea mediante un tubo. Este canal es una vía por la que aumentan las probabilidades de contraer infecciones.
– Problemas de memoria y emocionales: las dificultades cognitivas que el descenso del nivel de oxígeno en sangre ocasiona a los pacientes del distress respiratorio del adulto causan daños, en ocasiones permanentes, que pueden desembocar en este tipo de problemas e incluso en cuadros de depresión.
Tratamientos como la Andulación contribuyen a mejorar la calidad de vida del individuo y ayudarle a alcanzar el mayor nivel de normalidad posible. Adicionalmente, siempre es necesario el apoyo a las personas que padecen este tipo de enfermedades.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Los tratamientos para la diabetes mellitus tipo 2
Siguiente
Opiniones sobre la copa menstrual. Acaba con tus dudas