propiedades del ajo

Aunque actualmente este vegetal se utiliza con fines gastronómicos, conocer los beneficios que aportan las propiedades del ajo a nuestro organismo nos puede hacer añadir un par de dientes más a cada plato. A no ser que seas un vampiro te replantearas comer más a menudo este vegetal después de conocer la información que te ofrecemos.

Los soldados de las antiguas civilizaciones romanas y griegas masticaban ajo antes de la batalla, en la Antigua Grecia y culturas del Mediterráneo se utilizaban ya sus propiedades curativas desde hace miles de años y los egipcios lo consideraban un alimento estimulante. Ninguno de estos ejemplos iba desencaminado porque realmente las propiedades del ajo son muchas ya que tiene componentes vitamínicos y nutricionales.

Las propiedades del ajo

–  Circulación: Este vegetal ayuda a disminuir la cantidad de colesterol en sangre, mejorando la circulación y previniendo problemas cardiovasculares. Además, una de las propiedades del ajo es que contiene vitamina B, la cual resulta eficaz para luchar contra las enfermedades del corazón y que evita que las paredes de los vasos sanguíneos sufran daños.

– Hipertensión: Además, el ajo dilata las arterias, lo que previene los coágulos de sangre. Esto quiere  decir que  la sangre no se vuelve espesa y, de esta forma, la presión sanguínea de nuestro organismo desciende. Para conseguir estas propiedades del ajo se recomienda comerlo crudo pero como muchas personas no lo toleran también se pueden adquirir capsulas de ajo en farmacias o herbolarios.

–  Belleza: La capacidad antioxidante de este vegetal es una de las propiedades del ajo que ayuda a la estética, ya que proporciona una piel tersa y regenera los tejidos. Además, es un remedio muy utilizado para los problemas de acné que, especialmente en la adolescencia, atormentan tanto a hombres como mujeres.

–  Antibiótico: Una de las propiedades del ajo es su capacidad de detener el crecimiento de las bacterias, lo que le convierte en un antibiótico natural. De hecho, en la Segunda Guerra Mundial, con la escasez de medicamentos en batalla se comenzó a utilizar el ajo como remedio para los soldados enfermos y resulto ser, para algunas afecciones, casi tan efectivo como las dosis de penicilina que solían administrarles.

– Eliminación de líquidos: El ajo actúa como un buen diurético, siendo esta una de las propiedades del ajo menos conocidas. Quienes seguramente si conocieran esta función o se alegren de saber de ella son aquellos que padecen casos de reumatismo, hidropesía o edemas.

– Vitamínico y nutricional: El ajo contiene vitaminas de tipo A, B y C, lo que le otorga propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes. Además, estimula las capacidades de los sentidos y dotando a nuestro organismo de energía.

 ¿Cómo me lo tomo?

Lo más recomendable es consumir el ajo crudo, ya que cocinándolo puede perder muchas de sus cualidades y se convierte simplemente en un complemento gastronómico que añadimos únicamente por el sabor y el aroma que confiere al plato. Añadir ajo crudo a una ensalada puede ser una buena forma de integrarlo en el plato asegurándonos de que las propiedades del ajo se mantengan. Sin embargo, otras personas prefieren tomarse uno o dos dientes de este vegetal nada más levantarse y, por supuesto, también es un buen método, aunque muchos se quejarán por tu mal aliento. Si no te ves capacitado para consumirlo de esta manera, venden tabletas de pasta o capsulas de ajo en farmacias y tiendas especializadas.  Después de estos consejos ya sabes que hacer, cada vez que vayas a la compra no puede faltar este vegetal en tu carrito para poder aprovechar las propiedades del ajo.

1 Comentario

  • Rafael cornelio Jimenez,

    Me gusta

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    ¿Cuáles son los beneficios y propiedades del mango?
    Siguiente
    Tratamientos de la fertilidad: ¿en qué consisten?