Aunque parezca un problema poco común, lo cierto es que el 1% de la población mundial padece intolerancia al gluten. Las personas celiacas pueden mostrar esta intolerancia en diversos niveles, por lo que sus síntomas en ocasiones pasan desapercibidos o no se asocian con la enfermedad real. Te contamos cuáles son los síntomas de intolerancia al gluten en adultos para que puedas valorar si sufres esta afección.

Síntomas de la enfermedad celíaca

El gluten es una proteína que se encuentra principalmente en los cereales como el trigo o la cebada. Su consumo es muy habitual para la mayoría de las personas, pero no siempre sienta bien. Esto es debido a que se trata de una proteína bastante fuerte y difícil de digerir, que tiene sus beneficios pero que también puede presentar complicaciones en personas que no son capaces de completar correctamente el proceso digestivo cuando la ingieren. Aunque son muchos los síntomas que pueden estar relacionados con la enfermedad celíaca, hay algunos que son más frecuentes que otros y a los que se debe prestar atención.

Problemas digestivos

Problemas como diarrea, vómitos, estreñimiento o dolor de estómago son habituales en las personas intolerantes al gluten. Ante la aparición de estos síntomas, se recomienda eliminar el gluten de la dieta para comprobar si desaparecen, porque pueden ser un indicativo.

Sensación de cansancio

El trabajo extra que realiza el organismo para tratar de digerir el gluten puede provocar un cansancio acentuado en las personas intolerantes a esta proteína. La fatiga puede ser síntoma de muchos otros problemas, pero también puede relacionarse con esta patología.

Dolores localizados

Los dolores de cabeza, migrañas, dolores musculares o incluso en articulaciones pueden ser más habituales en personas con intolerancia al gluten, especialmente después de una comida que contenga esta proteína.

Desequilibrio hormonal

En las mujeres, la intolerancia al gluten se puede manifestar a través de desequilibrios hormonales que afectan a la regularidad de los periodos menstruales y que pueden tener que ver con otros problemas como el síndrome de ovarios poliquísticos o la posibilidad de sufrir un aborto espontáneo.

Problemas en la piel

Sin duda, la piel es uno de los grandes indicadores de cualquier tipo de alergia o intolerancia. En el caso del gluten, es bastante habitual la aparición de queratosis capilar, que provoca la aparición de pequeños granos en diferentes partes del cuerpo, con más frecuencia en la parte posterior del brazo.

Enfermedades autoinmunes

También puede relacionarse la celiaquía con algunas enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide o la tiroiditis de Hashimoto. En estos casos, algunas comparten síntomas, por lo que el mejor consejo es acudir a un centro de salud para que realicen las pruebas pertinentes para conocer el origen de la afección.

Ya conoces algunos de los síntomas de la intolerancia al gluten en adultos. El único tratamiento posible para evitar esta enfermedad es eliminar la ingesta de gluten por completo de la dieta, de ahí la importancia de un diagnóstico precoz ante cualquiera de estos síntomas.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous reading
5 alimentos que nunca debes comer antes de dormir
Next reading
Tipos de anorexia, causas y síntomas de cada uno