Las enfermedades de transmisión sexual están a la orden del día. Cada vez son más comunes y frecuentes por la forma descontrolada de practicar relaciones sexuales que siguen las personas, y tienen una mayor incidencia en jóvenes de entre 15 y 24 años, aunque también empiezan a ser frecuentes entre los mayores de 40 años. A pesar de ello, todavía existe demasiado desconocimiento acerca de las ETS, así que te contamos cuáles son las ETS más comunes y cómo se contagian.

Enfermedades venéreas más comunes

Existen multitud de enfermedades de transmisión sexual, muchas más de las que la mayoría de gente cree. Están ocasionadas por todo tipo de virus y bacterias, además de parásitos, que pueden tener diferentes efectos en el organismo, también de distinta gravedad.

La más letal y peligrosa es el sida, conocido también como VIH. En la actualidad, no existe una cura para esta enfermedad, y sus síntomas son progresivos hasta llevar a la muerte de la persona. Existen tratamientos para controlar y ralentizar su progreso, pero para evitarla es fundamental la prevención.

Además de esta, hay otras muchas ETS habituales, como la clamidia, el herpes genital, la gonorrea, la sífilis, el virus del papiloma humano, la hepatitis B o la candidiasis. Ninguna de estas enfermedades pone en riesgo la vida de la persona, y pueden tratarse de diversas formas. No obstante, pueden tener consecuencias en la salud, por lo que, una vez más, la prevención es clave para evitarlas.

Cómo se contagian las ETS

Como su propio nombre indica, la vía de contagio de estas enfermedades es a través de las relaciones sexuales y del contacto íntimo. Sin embargo, es posible contagiarse de estas enfermedades de varias maneras, que van más allá del acto de la penetración en sí.

El sexo oral es la segunda vía de contagio más habitual, y puede conllevar serios problemas de salud al pasar los virus y las bacterias a la boca o a la garganta. Además, cualquier contacto con los fluidos internos de la otra persona suponen un riesgo de contagio, ya sea entre los órganos reproductores o a través de las manos.

Para evitar el contagio, es primordial el uso de medidas de protección adecuadas, como el preservativo, o un protector bucal para el sexo oral, y mantener una escrupulosa higiene antes y después de practicar el acto sexual.

Ya sabes cuáles son las ETS más comunes y cómo se contagian. Si sospechas que puedes tener alguna de estas enfermedades, no dudes en consultar a tu médico para seguir el tratamiento adecuado, porque dejar que el tiempo pase por vergüenza puede tener importantes consecuencias a largo plazo para tu salud.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Cuáles son los mejores tratamientos para dejar de fumar
Siguiente
5 alimentos que nunca debes comer antes de dormir