consecuencias del alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad devastadora para el enfermo, pero también es especialmente sufrida para los familiares, que asisten al deterioro cognitivo del paciente y en la mayoría de los casos soportan el cuidado del paciente. En este post repasamos las principales consecuencias del Alzheimer en la familia y en la sociedad.

Consecuencias del Alzheimer en la economía

El impacto económico del Alzheimer es difícil de cuantificar, ya que implica tanto costes económicos directos, cuantificables derivados de la atención al paciente (gasto sanitario, atención domiciliaria…), como costes indirectos, derivados de los cuidados informales. Los costes directos sanitarios aumentan según progresa la enfermedad, ya que los pacientes van a urgencias con más frecuencia, sus estancias hospitalarias son más largas y necesitan más cuidados médicos domiciliarios.

A nivel mundial, los costes anuales de la demencia fueron de 422 mil millones de dólares en 2009 (más de la tercera parte del PIB de España en 2010). En España los costes por paciente oscilan entre los 18.000 y los 52.000 euros anuales, según el grado de demencia. La familia asume el 87% del coste y el resto es sufragado con fondos públicos

Consecuencias del Alzheimer en la familia

El diagnostico precoz y los tratamientos para retrasar la evolución de la EA supondrían un ahorro de unos 601 millones de euros al año. Si bien el impacto económico del Alzheimer resulta alarmante no lo es menos su impacto social. El paciente necesita unas 70 horas de cuidados semanales y, en aproximadamente el 80% de los casos, los responsables de administrar estos cuidados son las familias.

Normalmente es uno de los miembros de la familia sobre el que recae el mayor peso de la atención. A esta figura se la llama cuidador informal y su perfil suele ser el de una mujer de 45-55 años casada y con hijos e hija del enfermo. Su papel es clave, así que cualquier abordaje sobre la EA debe tener en cuenta su figura.

Los cuidadores se ven sometidos a un gran estrés que va subiendo de intensidad a medida que la situación del paciente empeora y se vuelve más dependiente. Esta situación produce un notable descenso en la calidad de vida del cuidador informal, que se vuelve más propenso a sufrir trastornos de todo tipo, como ansiedad y depresión, por lo que muchas veces precisa de asistencia psicológica.

¿Has sufrido en tu familia algún caso de Alzheimer? ¿Cómo os han afectado las consecuencias de la enfermedad? Cuéntanos tus experiencias en los comentarios.

1 Comentario

  • Dolores Sánchez,

    Yo soy cuidadora de una enferma de Alzheimer , mi madre. Soy casada, y con una hija de 3 años. Es durísimo el momento que estoy pasando porque ya son 5 años que llevo cuidando a mi madre y los tres últimos, los peores, han coincidido con el nacimiento de mi niña. Gracias a un centro de día cercano a donde la llevo durante el día y a una cuidadora que duerme a su lado, pero aún así el peso de todo recae sobre mí y me desborda. Tengo 4 hermanos pero como casi siempre ocurre en estos casos el cuidado del paciente no es compartido , lo cual aumenta el desgaste psicológico sobre el cuidador , ver como sus otros hijos acuden simplemente de visita cuando les parece bien y no tienen otra ocupación mas importante . Eso me resulta casi peor que la enfermedad de mi madre porque para mí aún por encima de todo está mi hijita que es muy pequeña y requiere toda mi atención . Tengo la esperanza de que algún día me vea moralmente recompensada por un sacrificio tan grande.

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    Una breve historia de las vacunas antigripales
    Siguiente
    ¿Cuáles son los beneficios del perejil para la salud?