Si te parece que dejar de fumar definitivamente es una tarea imposible, estás en buen lugar porque vamos a mostrarte cómo dejar de fumar, sin engordar y  sin volver a necesitar un cigarrillo. ¿No te lo crees? ¡Pues sigue leyendo!

Cómo dejar de fumar definitivamente sin engordar

¿Por qué se engorda al dejare el tabaco? Fumar actúa como un supresor del apetito y también puede aumentar tu metabolismo (ambas funciones ayudan a mantener su peso bajo control). Algunos estudios han encontrado que el tabaquismo puede quemar alrededor de 200 calorías al día. Al dejar de fumar, el apetito vuelve a la normalidad y el metabolismo puede ralentizarse. Así que puedes sentirse impulsado a comer más, mientras que tu cuerpo es menos eficiente en la quema esas calorías adicionales.

Quieres dejar de fumar, pero también quieres conservar tu peso. ¿Tienes que elegir entre mantenerte delgado o abandonar el tabaco? No tiene por qué, como explicamos a continuación. Pero de todas maneras ten una cosa clara: fumar es peor que ganar unos cuantos kilos.

De hecho, la ganancia de peso no es tan alarmante. Según la mayoría de los estudios el aumento de peso promedio durante el primer año o dos después de fumar es de menos de 5 kilos. Si te preocupa tu apariencia, solo piensa que al dejar de fumar definitivamente tendrás dientes más blancos, un aliento más fresco, una piel más sana, y no olerás a humo.

Consejos para dejar de fumar sin engordar

Aunque el aumento de peso puede ser un posible resultado de dejar de fumar, no es algo inevitable ni mucho menos. Varios estudios han demostrado que es posible salir de ese feo hábito sin ganar unos kilos de más.

La solución no es mágica, sino que se compone de dos cosas que ya habrás oído: ejercicio y autocontrol.

Un estudio mostró que quienes completaron un programa de entrenamiento tenían el doble de probabilidades de dejar el hábito y eran menos propensos a aumentar de peso que el resto. Por tanto, seguir una rutina de ejercicio regular, sin importar el tipo, puede ayudar a evitar el aumento de peso. Se pueden quemar esas 200 calorías de las que hablábamos antes caminando a paso rápido durante 45 minutos o nadar durante 30 minutos al día. Junto con esto, Aprende técnicas de relajación para ayudar a los antojos del pasado.

Dejar de fumar definitivamente y sin engordar es posible, solo necesitas fuerza de voluntad, así que ánimo y a por ello. Comparte tus experiencias en los comentarios

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
¿Se puede curar el vitíligo en la piel? Todas las claves
Siguiente
Qué es la muerte súbita en bebés: causas y síntomas