El calor del verano empieza a desaparecer para dar paso a los días fríos, oscuros y lluviosos del otoño. El otoño es la época romántica por excelencia, donde las calles se llenan de color y de una luz especial. La parte negativa, es que la salud se ve afectada por esos cambios en las temperaturas y en la humedad del ambiente, especialmente en aquellas personas que son más sensibles a los cambios. Si quieres saber cómo prevenir el dolor en las articulaciones en otoño, sigue leyendo para obtener algunos trucos.

Cómo prevenir el dolor en las articulaciones en otoño

No es difícil encontrar personas capaces de predecir los cambios atmosféricos en base a los dolores articulares que se presentan sin previo aviso. Estos síntomas suelen volverse más evidentes con la edad, y afectar en mayor proporción a las personas que sufren una enfermedad reumatoide. Sin embargo, los cambios de temperatura no agravan la enfermedad, únicamente aumentan la percepción del dolor.

Por qué duelen las articulaciones con el frío

Los músculos se contraen cuando hace frío, están más rígidos y presionan más las articulaciones, de modo que aumenta el dolor en estas zonas. Algo similar ocurre cuando llueve o cuando se aproxima una tormenta. La presión atmosférica cambia, lo que puede ser detectado por las articulaciones en rodillas, caderas, hombros, manos o codos.

Todas estas circunstancias son las que hacen que aumente la percepción del dolor, causando molestias de diversa gravedad en un elevado segmento de la población.

Cómo evitar el dolor

  • La mejor forma de protegerse del dolor es protegerse también del frío. Mantener el cuerpo caliente, especialmente las zonas más sensibles como rodillas, codos o cabeza, evitará en gran medida el dolor causado por las bajas temperaturas. Es recomendable colocarse varias capas de ropa al salir a la calle, y utilizar mantas eléctricas o almohadas de calor estando en casa. Realizar ejercicio de forma moderada también ayuda a mantener las articulaciones calientes, además de que es la mejor forma de cuidar la salud.
  • Otra de las claves para mejorar el estado de las articulaciones, es cuidar la alimentación. Tomar algunos alimentos en exceso es perjudicial para las articulaciones, como carnes, huevos o quesos y sustancias como el café o el té. Por el contrario, hay alimentos que cuidan la salud en general y las articulaciones en particular, como puede ser el arroz, los copos de avena, la pasta, las legumbres, el pescado y las verduras.
  • Finalmente, existen algunos complementos alimentarios que no llegan a ser medicación, que también pueden reforzar las articulaciones y ayudan a paliar el dolor cuando aparece.
  • En casos de dolores agudos, se pueden aplicar tratamientos de calor seco o húmedo en la zona, o incluso medicar a base de antiinflamatorios y analgésicos cuando el dolor resulta insoportable, aunque esto no es lo más recomendable debido a los efectos secundarios que puede provocar.

Ya sabes cómo prevenir el dolor de las articulaciones en otoño. Puede que no sea fácil, y que te sigan doliendo en los casos más extremos, pero con estos consejos, podrás evitar en la medida de lo posible que el dolor afecte a tu rutina diaria. ¿Qué haces tú para prevenir el dolor de las articulaciones? Déjanos tu comentario.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Qué es una ortodoncia dental y cómo se hace una
Siguiente
Halitosis: causas y soluciones para el mal aliento