La halitosis o mal aliento ocurre cuando existen malos olores que se desprenden de la cavidad bucal. Aunque parece un problema menor, no lo es para quien lo sufre (y se estima que el 30% de los adultos lo ha padecido alguna vez). Alguien con mal aliento puede sentirse inseguro y, en algunos casos, ver comprometida su vida social. En este post aprenderás las principales causas de la halitosis y que soluciones existen al mal aliento.

Causas de la halitosis

El mal aliento suele asociarse a una mala higiene bucal, aunque esta no es la única causa. En el caso de mala higiene bucal la halitosis se origina principalmente por la descomposición bacteriana (son las mismas bacterias responsables de las caries y de la placa bacteriana) de los restos de alimentos que se quedan entre los dientes. Esta descomposición produce sustancias volátiles como ácidos (ácido butírico, ácido propiónico…) o compuestos azufrados que son las que dan el mal olor.

Aparte del citado mal aliento causado por las bacterias bucales, la halitosis puede tener otras causas e incluso no provenir de la boca. Por ejemplo, puede deberse a enfermedades respiratorias, a enfermedades digestivas o a adicciones (como el tabaquismo o el alcoholismo). Quizás os sorprenderá saber que hay distintos tipos de mal olor y que el tipo de olor puede ser indicativo de la causa. Por ejemplo, un aliento de olor afrutado es relativamente frecuente en diabéticos.

También hay que decir que el mal aliento es más común por las mañanas. Ese mal aliento matinal se debe a que mientras dormimos no se produce saliva. La saliva contribuye a mantener la boca limpia, por eso al producirse menos durante la noche, los residuos (bacterias, células muertas…) se acumulan en la boca provocando mal olor.

Soluciones de la halitosis: ¿Cómo quitar el mal aliento?

Si la causa de la halitosis es debida a una mala higiene bucal la solución es clara: cepillarse los dientes tras cada comida, usar un buen enjuague bucal y acudir al dentista periódicamente.

Otros consejos útiles para prevenir la halitosis son beber agua para favorecer la producción de saliva, evitar el tabaco y el alcohol, y moderar la ingesta de alimentos que típicamente favorecen el mal aliento, como la cebolla o el ajo.

En caso de que la causa de la halitosis sea una enfermedad habrá que contactar con un profesional para que ofrezca una solución adecuada.

Y recordad que en caso de apuro siempre se puede echar mano del socorrido caramelo o chicle de menta.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Cómo prevenir el dolor en las articulaciones en otoño
Siguiente
¿Cómo eliminar el sarro de los dientes en 5 minutos?