Estamos en temporada de gripe, una enfermedad que contrariamente a lo que la gente cree no se transmite más en estas fechas por culpa del frío, sino de las aglomeraciones de gente en espacios cerrados, donde el virus puede diseminarse a placer.  Si quieres mantenerte al margen, en este post te enseñamos cómo se puede prevenir el contagio de la gripe común.

Cómo prevenir el contagio de la gripe común

El virus de la gripe es muy contagioso y el período de contagio comienza inmediatamente después de la infección. En la etapa temprana de la infección, no hay sintomas. Por lo tanto no son conscientes de que están enfermas y pueden infectar a otras personas sin saberlo. La influenza es típicamente contagiosa durante 24 horas antes de que aparezcan los síntomas, y sigue siendo contagiosa hasta por siete días.

Evitar la exposición al virus de la gripe es la base de la prevención, así que evitar a los enfermos es el mejor modo de sortear la gripe. Sin embargo, sabemos que esto no es siempre posible. Cuando una persona infectada tose o estornuda, el virus se transporta en el aire y sobrevive durante aproximadamente una hora. Si otra persona inhala el aire que transporta las gotitas de resfriado o gripe, que pueden contraer el virus.

Así pues, cuando estés en lugares públicos protege tus vías respiratorias con una bufanda o una mascarilla para no inhalar el virus.

Cuando estás rodeado de enfermos de la gripe en casa y en el trabajo, parece difícil no caer. Pero es posible si se toman las medidas adecuadas.

Las gotitas respiratorias que contienen los virus de resfriado y la gripe también pueden instalarse en superficies en el entorno de la persona infectada (a menos de un metro de ellos). Otras personas que tocan estas superficies pueden contaminar sus manos y luego infectarse a sí mismos si se tocan la cara. Los virus de la gripe humana pueden sobrevivir en superficies entre dos y ocho horas. Así que es importante no entrar en contacto con los objetos que hayan podido manipular otras personas, especialmente vasos, cubiertos y otros utensilios domésticos. O mantener las superficies comunes lo más limpias posibles.

Lávate las manos con agua y jabón, o con un desinfectante a base de alcohol. El lavado de manos es la forma más poderosa para prevenir la propagación de gérmenes de la gripe. Hazlo regularmente. Hazlo regularmente con agua y jabón, en especial después de tener contacto con la persona enferma.

También puedes desinfectar las superficies con un limpiador desinfectante para uso hospitalario. Cuando estés en casa, abre las ventanas si es posible para mantener el apartamento bien ventilado.

Si eres una persona mayor o en riesgo, considera la posibilidad de recibir la vacuna contra la gripe. Consulta con tu médico.

Prevenir la gripe común es cosa de todos. Si estás enfermo, evita ir a trabajar. Puedes pedir en la oficina que te dejen trabajar desde casa (tus jefes agradecerán que no contagies al resto de tus compañeros). Si es alguno de tus hijos los que están enfermos, no les lleves al colegio o a la guardería hasta que esté por lo menos 24 horas sin fiebre.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Cuál es la diferencia entre demencia senil y Alzheimer
Siguiente
Enfermedad de ELA: Causas, diagnóstico y tratamiento