Las enfermedades neurológicas son las grandes desconocidas de los problemas de salud. En su mayor parte no tienen cura, son degenerativas e imposibles de prevenir. Sin embargo, cuentan con algunas diferencias a tener en cuenta, especialmente en sus síntomas y en el desarrollo del paciente con el tiempo. Por eso, aunque parezcan iguales, es recomendable conocer cuál es la diferencia entre demencia senil y Alzheimer, para poder dar la mejor calidad de vida a los pacientes.

Diferencia entre demencia senil y Alzheimer

Todavía se conoce muy poco acerca de estas enfermedades y sus causas, pero es posible arrojar algo de luz sobre la diferencia entre ambas.

Qué es la demencia senil

La demencia senil, o simplemente demencia, se trata de una patología que hace que la memoria se deteriore, y que las capacidades del razonamiento se vean menguadas, como el lenguaje o la percepción. Puede darse en varios niveles o fases, llegando a interferir en la vida cotidiana de quien lo padece, que puede convertirse en dependiente de otras personas. Es más habitual en personas de más de 65 años, aunque no se conocen las causas por las que se presenta generalmente.

Qué es el Alzheimer

El Alzheimer es un tipo de demencia que puede aparecer en edades más tempranas y que es más agresiva y degenerativa que la demencia. Puede llevar a la muerte del paciente en los casos más graves, y no existe ningún tratamiento efectivo en su lucha. La esperanza de vida de un paciente con Alzheimer es de aproximadamente 10 años.

En qué se diferencian

Aunque ambos forman parte de las enfermedades neurológicas, existen algunas diferencias concretas entre ellas.

  • La demencia no puede considerarse como una enfermedad en sí, es más un deterioro de las capacidades mentales de una persona. El Alzheimer sí es una enfermedad.
  • El Alzheimer aparece por causas desconocidas y es un tipo de demencia. La demencia se asocia al paso del tiempo y al padecimiento de otras enfermedades.
  • Un paciente con demencia no ve reducida su esperanza de vida, cosa que sí ocurre en los pacientes con Alzheimer.

Aunque para ninguno de los dos existe una cura, es recomendable seguir ciertas prácticas habituales en la vida cotidiana para tratar de evitar su desarrollo. Entre ellas, se recomienda mantener una dieta saludable y rica en alimentos antioxidantes; hacer ejercicio físico moderado, y mantener la mente activa mediante lectura, ejercicios matemáticos, etc. Además, es aconsejable beber mucha agua al día para procurar el buen funcionamiento de las conexiones neuronales.

Aunque ya conozcas cuál es la diferencia entre demencia senil y Alzheimer, siempre deberás acudir al médico en caso de sospecha para que realice un diagnóstico adecuado e indique las pautas a seguir. Recuerda que mantener el mejor estado de salud para tu mente empieza cuidándote cada día. ¿Conocías las diferencias entre estas afecciones? Déjanos tus comentarios.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Los métodos anticonceptivos femeninos más seguros para las mujeres
Siguiente
Cómo se puede prevenir el contagio de la gripe común