Seguro que has vuelto de las fiestas con unos kilos de más. Si tu primer propósito es deshacerte de ellos, estás de enhorabuena, porque te damos algunos consejos para que aprendas cómo comer más sano.

Cómo comer más sano

No hay fórmulas mágicas para eliminar todas esas calorías de más que has almacenado en tu cuerpo. Necesitas gastar más calorías de las que ingieres. Pero por suerte eso tampoco significa matarse a hacer ejercicio ni pasar hambre. Prueba estas ideas fáciles y deliciosas para remplazar algunas de las comidas más habituales.

Comienza cada comida con un vaso de agua. Los expertos sostienen que llenar tu vientre con agua hará menos probable que comas en exceso. Además, la deshidratación puede ser lo que te esté dando hambre en realidad.

Las bolsas de patatas fritas son uno de los aperitivos más habituales, y menos sanos. En lugar de patatas fritas prueba con garbanzos enteros o edamame. Se hacen asando los garbanzos en el horno con un poco de spray de aceite vegetal y sal marina hasta que estén crujientes. Así consigues un sabroso bocado que cuenta con más fibra y vitaminas que cualquier patata frita.

En lugar de crakers prueba con palomitas. Las palomitas de maíz están hechas de granos enteros, mientras que los crackers, incluso los hechos de trigo integral o granos viejos son un alimento procesado. Y dado a que las palomitas de maíz tienen mucho volumen (aire en gran parte) llenan mucho y engordan poco.

¿Fan de la comida japonesa? Tenemos una mala noticia, el sushi se hace con arroz blanco, que ofrece pocos nutrientes para una cantidad relativamente alta de calorías. Se recomienda sustituirlo por el sashimi, que también es pescado crudo, pero en este caso sin venir envuelto en arroz.

En general lo cocido siempre es más saludable que lo frito. Por tanto, si eres fan del pollo, en lugar de pollo frito prueba con pollo al horno. Cocer al horno en lugar de freír reduce drásticamente las calorías y evita la formación de ciertos compuestos que causan cáncer que pueden desarrollarse cuando se cocina con aceite a altas temperaturas.

En lugar de espaguetis con albóndigas de carne prueba fideos de calabacín. El cambio de la carne de vacuno a pavo ahorra grasas saturadas. Asegúrate de usar una salsa de tomate baja en azúcar.

Ya te hemos enseñado cómo comer más sano, ¿a qué esperas para ponerlos en práctica?

3 Comentarios

  • Antonio | pérgolas Almeria,

    Para éste 2016 haré caso de estos consejos. Me ha gustado el cambio a la palomitas, ya que siempre me han gustado mucho y no las tengo como hábito.

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Anterior
    Qué son las enfermedades huérfanas: definición, ejemplos
    Siguiente
    Qué hacer para dormirse rápido y bien: consejos