anemia

La anemia se consiste en la reducción del número de glóbulos rojos o hematíes en la sangre, células que se encargan de suministrar oxígeno a los tejidos y órganos del cuerpo. En este post repasaremos las causas y síntomas de la anemia.

Para saber si alguien tiene anemia, los médicos se fijan en sus valores de hematocrito y de hemoglobina. El hematocrito es el porcentaje de sangre ocupado por glóbulos rojos mientras que la hemnoglobina es la molécula encargada de transportar el oxígeno dentro del glóbulo rojo. Los valores de hematocrito normales rondan entre el 42% y el 54% en los hombres, y el 35% y el 47% en las mujeres; los de la hemoglobina normal oscilan de 13 a 17 g/dL en hombres, y de 12 a 16 g/dL en mujeres. Valores por debajo de los normales podrían indicar una anemia.

Causas de la anemia

Las causas que pueden provocar los síntomas de la anemia son múltiples y variadas. Los glóbulos rojos son producidos por la médula ósea y tienen una vida de apenas 120 días, tras lo cual son destruidos por el bazo.

Para para producir suficientes glóbulos rojos el cuerpo necesita vitaminas, minerales y nutrientes, entre los que destacan el hierro, la vitamina B12 y el ácido fólico. Dado que la carencia  de cualquiera de estos elementos provoca anemia, esta puede deberse a cambios en el revestimiento del estómago y los intestinos que afectan a la absorción de los nutrientes, a una alimentación deficiente o a la pérdida lenta de sangre como consecuencia de reglas copiosas o úlceras gástricas. La anemia más común es la ferropénica, causada por la falta de hierro.

Asimismo, entre otras causas que favorecen la aparición de síntomas de anemia cabe destacar ciertos medicamentos, así como enfermedades crónicas, embarazo, problemas relacionados con la médula ósea o el sistema inmunitario, y algunas formas hereditarias de anemia como talasemia.

Síntomas de la anemia

Los síntomas de la anemia dependen de la gravedad de la enfermedad. A pesar de que si la anemia es leve puede no manifestar síntomas, si se desarrolla lentamente la persona afectada puede manifestar síntomas el sentirse malhumorada, débil o cansada más a menudo que de costumbre, padecer dolores de cabeza o tener problemas de concentración, así como vértigos y frío en las manos y los pies. Además, como el corazón tiene que trabajar más para hacer circular el oxígeno por la sangre, se pueden desencadenar soplos, arritmias, aumento del tamaño del corazón e insuficiencia cardíaca.

En caso de que se trate de una anemia ferropénica, los síntomas más comunes son uñas quebradizas, hinchazón y dolor en la lengua, deseo de comer hielo tierra o pintura (una enfermedad conocida como pica o malacia), padecer el síndrome de piernas inquietas, o el tener la esclerótica de los ojos de color azul.

¿Has sufrido los síntomas de la anemia? Participa en los comentarios.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Tanorexia: la obsesión por el bronceado
Siguiente
Síntomas y tratamiento de colon irritable