Se estima que unas 50 millones de personas en todo el mundo padecen Alzheimer, una enfermedad neurológica que provoca la pérdida de funciones cognitivas como la memoria, la orientación, la atención y el lenguaje. En este post te explicamos qué sabemos a día de hoy sobre el Alzheimer.

Síntomas del Alzheimer

El primer síntoma de la enfermedad de Alzheimer es la pérdida de memoria reciente. A medida que la enfermedad avanza, aparecen síntomas más graves, como: pérdida de la memoria remota (de hechos antiguos), irritabilidad, dificultades de lenguaje, deterioro de la capacidad de orientación en el espacio y el tiempo.

En la EA existen diferentes estadios: leve, moderado y grave, según el avance de la enfermedad y el deterioro de la capacidad cognitiva y de las actividades cotidianas. En este artículo puedes encontrar más información sobre las fases del Alzheimer y cómo avanza la enfermedad. En la fase final, el paciente deja de reconocer a sus familiares y sufre una dependencia total.

Diagnostico

Actualmente no existe una prueba específica para identificar la enfermedad de Alzheimer. El diagnóstico se realiza tras una cuidadosa observación clínica. El diagnóstico clínico puede incluir la realización de: una historia clínica detallada; un examen físico y neurológico completo; un examen del funcionamiento intelectual; una evaluación psiquiátrica; una evaluación neuropsicológica; y pruebas de laboratorio de sangre y orina.

Estas pruebas ayudarán a descartar la existencia de otras enfermedades, que presentan síntomas similares, como las deficiencias nutricionales y la depresión. Tras eliminar otras causas, el diagnóstico clínico de la enfermedad de Alzheimer puede realizarse con una precisión del 80% al 90%. El diagnóstico sólo puede confirmarse tras la muerte de la persona mediante la observación del tejido cerebral.

Causas de la enfermedad de Alzheimer

La pérdida de funciones cerebrales que caracteriza al Alzheimer se produce debido a diferentes procesos, que conducen a la reducción de las sinapsis y a la muerte neuronal. Las causas de la aparición de la enfermedad aún se desconocen. Aunque no se considera hereditaria, hay casos, sobre todo en Alzheimer precoz (una variante poco frecuente de Alzheimer que aparece antes de los 65 años) en los que la herencia genética es importante..

Lo que sí se han identificado son varios factores de riesgo. Por ejemplo, la hipertensión, la diabetes, la obesidad, el tabaquismo y el sedentarismo se consideran factores de riesgo. Por el contrario, las personas que llevan una visa saludable y mantienen la mente activa tienden a desarrollar la enfermedad más tarde.

Incidencia

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, constituyendo entre el 50% y el 70% de todos los casos. Como dijimos al principio, el número de personas que viven con demencia en todo el mundo es de aproximadamente 50 millones. La perspectiva para 2050 es que esta cifra alcance los 152 millones de personas, un aumento que se explica en gran medida por el aumento de la esperanza de vida, dado que el Alzheimer afecta principalmente a las personas mayores.

¿Hay tratamientos para la enfermedad?

Hasta la fecha, no hay cura para la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, hay algunos medicamentos que parecen permitir cierta estabilización del funcionamiento cognitivo en personas con enfermedad de Alzheimer leve y moderada. También pueden recetarse medicamentos para los síntomas secundarios, como la inquietud y la depresión, o para ayudar a la persona con enfermedad de Alzheimer a dormir mejor.

En la actualidad hay varios fármacos prometedores en desarrollo y bajo prueba, que podrían detener o retrasar el daño celular que finalmente conduce a los síntomas. Así que en los próximos años esperamos ver avances esperanzadores.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
El Alzheimer: ¿qué sabemos de esta enfermedad?
Siguiente
Aceite de CBD para el dolor: todo lo que debes saber