Cada vez es mayor el número de estudios científicos que demuestran y corroboran las propiedades medicinales y terapéuticas del CBD. Entre sus principales beneficios, el aceite de CBD se ha destacado principalmente por su capacidad para reducir los dolores crónicos o agudos.

Comprar aceite CBD para el dolor se ha convertido en una tendencia de creciente popularidad en todo el país. Gracias al reconocimiento de sus propiedades medicinales y terapéuticas por las Naciones Unidas, el CBD ha experimentado un creciente éxito comercial en todo el país.

¿Qué es el cannabidiol (CBD)?

El CBD, también conocido como cannabidiol, es uno de los principales componentes naturales que se encuentran en la planta del cannabis. El particular origen de CBD es un factor que durante años ha causado una gran polémica, tanto en el público como en la comunidad científica.

Erróneamente, existen personas que relacionan los productos derivados del cannabis, como el aceite de CBD, con el consumo de marihuana con fines recreativos. Se trata de un gran error, ya que el CBD es un compuesto que no “coloca”, ya que no genera efectos psicoactivos en la persona.

Múltiples estudios presentados por la Organización Mundial para la Salud han demostrado los grandes potenciales medicinales y terapéuticos de los productos de CBD. Por el contrario, el THC es el componente responsable de colocar y “poner a volar” a los consumidores de marihuana.  

Aunque ambos compuestos provienen de la misma planta, sus efectos sobre el organismo son totalmente distintos. Por este motivo, las autoridades europeas han aprobado la comercialización de productos a base de cannabidiol, entre los que se ha destacado el aceite de CBD para el dolor.

¿Cómo funciona el aceite de CBD para el dolor?

El aceite de CBD tiene la capacidad de ayudar a las personas a reducir dolores crónicos y agudos gracias a sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias. El cannabidiol se encarga de disminuir los receptores del dolor que se encuentran en el sistema nervioso y también ayuda a reducir la inflamación.

De esta manera, el aceite de CBD no solo interviene en los síntomas de la persona, sino que además, ayuda a combatir las causas del dolor. Se trata de un producto comúnmente consumido por pacientes de cáncer que desean reducir el dolor crónico, además de contrarrestar los síntomas de la quimioterapia como las náuseas y los mareos.

Comercialización del CBD en España

En los últimos años, el mercado del CBD en España ha crecido exponencialmente a raíz del reconocimiento de sus propiedades medicinales y terapéuticas. Como resultado de la regulación del comercio y el consumo de derivados del cannabidiol han nacido grandes tiendas de cannabis CBD como YAMNAYA.

A través de estas e-commerce, el público tiene la oportunidad de adquirir una gran diversidad de productos fabricados a base de cannabidiol de forma totalmente legal, segura y discreta. Para adaptarse a las medidas aprobadas por las autoridades europeas, todos los productos contienen reducidos niveles de THC que no superan el 0,2%.

Además del aceite de CBD, el público puede adquirir otros tipos de derivados de marihuana sin THC como las flores de CBD, cosmética, productos para mascotas y mucho más. Cada uno de estos formatos permiten a los usuarios atender diferentes condiciones de salud, mejorando su calidad de vida y sensación de bienestar.

¿Cuántas personas en España consumen CBD?

De acuerdo con el Informe Europeo Sobre El Cannabis: Sexta Edición, más de 60.000 personas en Europa tuvieron la oportunidad de acceder a medicamentos de cannabis por primera vez en el 2020. En total, durante este periodo, más de 185.000 pacientes fueron tratados con cannabis medicinal y terapéutico.

Sin duda, el cannabis medicinal se ha convertido en una alternativa de creciente popularidad en toda España y la Unión Europea. Gracias a plataformas de e-commerce como YAMNAYA, cada vez más personas tienen la posibilidad de conocer todas las ventajas del aceite de CBD para el dolor y otros trastornos de salud. 

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
El Alzheimer: ¿qué sabemos de esta enfermedad?
Siguiente
¿Cuáles son las principales enfermedades auditivas y qué tratamientos tienen?