Perder el pelo no es un problema exclusivo del hombre, también existe la alopecia femenina. A pesar de que la alopecia femenina no es por sí misma un problema de salud (aunque si puede ser síntoma de alguna enfermedad, como ya veremos), sí que es algo que suele preocupar, y mucho, estéticamente.  

Causas de la alopecia femenina: ¿por qué pierden el cabello las mujeres?

Las causas de la alopecia femenina pueden resumirse en tres: cambios hormonales, factores psiquicos y envejecimiento.

Causas hormonales

La alopecia androgénica es la causa más común de calvicie en hombre, y también lo es en mujeres. Se debe a un trastorno, de origen hereditario, que  causa cambios en los niveles de andrógenos. Los andrógenos (concretamente la dehidroepiandrosterona) provoca una miniaturización progresiva de los folículos pilosos. En principio los cabellos se hacen más finos y cortos hasta que finalmente empiezan a caerse conforme que los folículos pilosos se van atrofiando.

Factores psiquicos

La llamada alopecia areata se ha relacionado con el estrés y la ansiedad y, al igual que en la alopecia androgénica, se habla de algún tipo de predisposición genética. En la alopecia areata la perdida de pelo no se da en todo el cabello sino en una o varias zonas (aparecen “parches” o calvas en el pelo) y de forma relativamente rápida.

Envejecimiento

Conforme se hacen mayores, todas las personas van perdiendo cabello de forma natural, si bien de forma mucho más acusada en hombres que en mujeres.

Otras causas de alopecia femenina

Otras causas menos de alopecia femenina pueden ser la quimioterapia o el uso de ciertos medicamentos (alopecia tóxica); quemaduras u otras heridas que afectasen al cuero cabelludo (alopecia cicatrizal); enfermedades de la piel (hongos, infecciones…) ; u otras enfermedades como la enfermedad de tiroides.

También existe un raro trastorno psicológico llamado tricotilomania que consiste en arrancarse el pelo de forma compulsiva.

Tratamiento de la alopecia femenina

Afortunadamente la alopecia en mujeres tiene solución y la pérdida de cabello puede frenarse e incluso revertirse.

El primer paso consiste en acudir al dermatólogo para identificar el tipo de alopecia (androgénica, areata…). Después de eso, el especialista pondrá un tratamiento adecuado. Normalmente este tratamiento consiste en la aplicación de ciertos productos sobre el pelo: anti andrógenos, vitaminas, minerales…

Tenemos que insistir en que vayáis al dermatólogo cuando detectamos la caída del cabello. No intentéis remediarlo por vuestra cuenta, porque en el mercado hay un montón de productos “milagro” que realmente no funcionan y solo buscan aprovecharse de la gente.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
Los beneficios de dormir bien cada día
Siguiente
Hábitos saludables para niños y recién nacidos