Tal día como hoy en 1843 nació en Alemania Robert Koch, que alcanzó fama mundial como padre de la bacteriología, llegando a alcanzar el Nobel de Medicina en 1905. Entre sus hallazgos destaca el haber aislado por primera vez el bacilo de la tuberculosis. Enfermedad de la cuál vamos a hablar, centrándonos en los síntomas, contagio y prevención de la tuberculosis.

¿Qué es la tuberculosis?

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. Afecta principalmente a los pulmones (aunque también puede infectar a otras partes del cuerpo).

La tuberculosis se propaga de forma lenta en los pulmones. Por eso, existen dos tipos de tuberculosis:

Tuberculosis latente: El enfermo está infectado por la bacteria pero no desarrolla los síntomas.  Su sistema inmune limita la infección al encerrar a Mycobacterium dentro de una capa calcificada dura, conocida como granuloma. Los granulomas protegen los pulmones de cualquier daño que las bacterias puedan causar. Mientras que las bacterias estén contenidas, el enfermo no tendrá ningún síntoma y no será contagioso, lo que significa que no puede infectar a nadie más.

Tuberculosis activa: A veces el sistema inmunitario puede debilitarse y ya no puede controlar el crecimiento de Mycobacterium; por ejemplo, si el paciente tiene una enfermedad que ataca su sistema inmunitario, como el VIH / SIDA. Cuando esto sucede, la capa calcificada del granuloma puede deteriorarse y la infección de tuberculosis pasar de latente a activa. Esto puede ocurrir en cualquier momento, desde semanas hasta años después de la primera infección. Una vez que se abren los granulomas de tuberculosis, las bacterias pueden emerger, habitar sus pulmones y dañar el tejido circundante.

Tuberculosis síntomas y contagio

La multiplicación de las bacterias dentro de los pulmones es la principal causa de los síntomas de la tuberculosis. Los más habituales son:

  • Tos intensa que dura más de 3 semanas.
  • La tos viene acompañada de sangre o esputos.
  • Dolor en el pecho.

Otros síntomas incluyen:

  • Debilidad o cansancio.
  • Falta de apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Escalofríos.
  • Sudor durante la noche.

Eventualmente, las células del tejido pulmonar comienzan a deteriorarse y mueren.

En la actualidad, La tuberculosis es la segunda enfermedad infecciosa más mortal del mundo después del VIH / SIDA.

¿Cómo se contagia la tuberculosis?

La tuberculosis generalmente se transmite a otras personas a través de la tos y el estornudo de las personas infectadas. Al igual que la gripe, la tuberculosis es una enfermedad transmitida por el aire, lo que significa que las gotas infecciosas pueden viajar largas distancias y permanecer suspendidas en el aire durante mucho tiempo. Por  es posible que las bacterias circulen por edificios enteros, y se contraiga incluso entrando en una habitación que una persona infectada dejó hace horas.

Prevención de la tuberculosis

Existe una vacuna contra la tuberculosis, llamada vacuna BCG (Bacillus Calmette-Guerin), que se administra ampliamente a recién nacidos y bebés en muchos países del mundo porque puede prevenir la tuberculosis severa. Desafortunadamente, no es muy efectivo en adultos.

Para los adultos lo mejor es evitar la cercanía a personas con tuberculosis activa. En el caso de personal sanitario que trabaje con este tipo de enfermo hay que extremar las precauciones y usar mascarillas protectoras.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior
La importancia de la odontología preventiva en los niños
Siguiente
Cuáles son las enfermedades comunes más contagiosas entre personas