Tal día como hoy pero en 1870 nacía Jules Jean Baptiste, inmunólogo conocido por ser el descubridor del bacilo causante de la tosferina, una enfermedad que creó graves problemas a principios del siglo XX, antes de que se desarrollase la vacuna. Ahora está bastante controlada, por eso es posible que no sepas qué es la tosferina y cómo se contagia. Pero no te preocupes, te lo contamos.

¿Qué es la tosferina?

La tosferina es una infección grave que se transmite fácilmente de persona a persona. La enfermedad causa ataques de tos violentos e incontrolables que hace que sea difícil respirar, comer o dormir. Después de uno de estos ataques la persona necesita hacer varias respiraciones profundas que producen un sonido de estetor muy característico.

La tos ferina puede causar neumonía u hospitalización y puede afectar a personas de todas las edades. Puede ser muy grave, incluso mortal, para los bebés de menos de un año de edad. Las fuentes más comunes de infección en los bebés son hermanos mayores, padres y cuidadores.

Los primeros síntomas de la tos ferina son similares a los de la bronquitis o el resfriado común y pueden incluir secreción nasal, estornudos y tos leve u ocasional. Los espasmos de la tos empeoran progresivamente, y pueden ser acompañados de vómitos y cansancio

¿Cómo se contagia la tosferina?

La tosferina se propaga cuando una persona infectada habla, tose o estornuda, dispersando  gotitas pequeñas que contienen el bacilo. Las gotitas se quedan durante unos instantes en suspensión en el aire, por lo  pueden ser inhaladas por las personas cercanas. La infección también puede ser transmitida por contacto con las manos, pañuelos desechables y otros artículos manchados por la nariz y la garganta de los enfermos.

La tosferina es altamente infecciosa, extendiéndose a 70 a 100% de los contactos domésticos susceptibles y 50 a 80% de los contactos escolares susceptibles.

La tos ferina es más contagiosa antes de que comience la tos, por lo que la forma más eficaz de evitarla es mediante la vacunación, un proceso que ha reducido enormemente la mortalidad por esta infección. La vacuna contra la tos ferina que se administra en adultos y adolescentes se llama Tdap (tétano, difteria y tos ferina acelular). Los niños más pequeños reciben una vacuna con una formulación diferente, llamada DTaP. Como habrás adivinado, ambas vacunas tienen una función triple, ya que ayudan a proteger contra el tétanos, la difteria y la tos ferina.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
EQUINOTERAPIA, TERAPIA CON CABALLOS
Siguiente
Cómo combatir la alergia al polen o al polvo de forma eficaz