El miedo forma parte de las personas, de las experiencias y de las personalidades. Es una emoción más, común y necesaria para mantener una buena salud física y mental. El problema es cuando ese miedo se convierte en algo patológico e irracional, que condiciona la forma de relacionarse con el resto del mundo ante ciertas situaciones. Este miedo irracional es lo que se conoce como fobia, y pueden existir muchas de muy diversas consideraciones. Sigue leyendo para conocer los tipos de fobias más comunes en las personas.

Qué tipos de fobias existen

Las fobias son prácticamente infinitas, pueden aparecer en cualquier momento de la vida de una persona, y mantenerse en el tiempo o desaparecer de forma natural. El miedo atroz o irracional se desarrolla en cualquier momento, sin previo aviso, hacia cosas, ideas, o seres que no representan necesariamente un peligro real.

Resulta muy difícil poder categorizar las fobias, precisamente porque son de lo más variadas en cuanto al foco. Sin embargo, es posible hablar de fobias específicas, asociadas a una situación, objeto o ser; y de fobias sociales, que están relacionadas con la interacción social con otras personas.

Ejemplos de fobias específicas

Las más extensas son sin duda los tipos de fobias específicas, entre las que se encuentran posibilidades casi infinitas.

Fobias a los animales

Las más conocidas son la aracnofobia o la ofidiofobia (miedo a las arañas y a las serpientes respectivamente), pero cualquier animal puede ser un objeto de temor, como los perros, los gatos, los pájaros, etc.

Fobia la sangre

La hematofobia es especialmente común entre las personas, y tiende a culminar en el desmayo del afectado. Es un fenómeno habitual que requiere un estudio propio, ya que suele seguir un patrón en su aparición en las personas.

Fobias al entorno

Algunas fobias comunes aparecen en determinadas situaciones relacionadas con la naturaleza o el espacio. Por ejemplo, es conocida la fobia a las alturas, llamada acrofobia; o el miedo irracional a las tormentas, astrafobia.

Fobias a situaciones

Otras fobias aparecen ante la exposición a situaciones que generan ese temor irracional, aunque algunas pueden deberse a traumas pasados que terminan por adquirir la forma de fobia. Algunas de las más conocidas con la aerofobia, o miedo a los aviones; la claustrofobia, o miedo a los espacios cerrados; y la amaxofobia, o miedo a conducir.

Fobias a seres y objetos

En esta categoría pueden englobarse todo tipo de fobias. Desde la fobia a los payasos, coulrofobia; hasta la necrofobia o el miedo a la muerte o cosas muertas; pasando por todo tipo de cosas, a cada cual más extraña y sorprendente, como por ejemplo la aicmofobia, el miedo a cosas punzantes como agujas, cuchillos o incluso lápices.

Estos son solo algunos ejemplos de todos los tipos de fobias que existen. Se trata de un problema más serio de lo que puede parecer en un primer momento, y es que las personas que sufren un trastorno fóbico pueden llegar a experimentar síntomas físicos como taquicardia, sudoración, falta de aire, temblores y ganas de huir, lo que provoca que no se relacionen con el medio de una manera normal. En cualquier caso, se trata de un problema de salud que se puede tratar e incluso eliminar con las técnicas correctas de terapia cognitiva y conductual. ¿Conocías los diferentes tipos de fobias? ¿Tienes fobia a algo? Déjanos tus comentarios.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Enfermedad de ELA: Causas, diagnóstico y tratamiento
Siguiente
Cómo ayudar a un alcohólico a dejar de beber