Las personas que tienen problemas con el alcohol sufren graves consecuencias, como vimos cuando hablamos sobre cómo reconocer a un alcohólico. Estos enfermos sienten la necesidad de ingerir grandes cantidades de bebidas alcohólicas, y como resultado padecen todo tipo de desórdenes mentales y físicos, como cirrosis hepática, depresión, por no hablar del elevado riesgo de accidentes de tráfico. Por estos motivos, son personas que necesitan de una gran ayuda para poder salir adelante. Pero, ¿cómo ayudar a un alcohólico?

Cómo ayudar a un alcohólico a superar sus problemas

Lo primero es entender que el alcohólico no es un vicioso, ni un degenerado, ni un marginado social. Es una persona enferma que como tal debe ser tratada para poder superar la enfermedad y llevar una vida normal. Para ello va a necesitar mucha ayuda y apoyo psicológico.

Antes de nada hay que hacerle ver al alcohólico que tiene un problema. Darle a conocer los efectos que tiene el consumo de alcohol sobre su propio cuerpo y su entorno más cercano. Cuando reconoce que necesita ayuda es el momento de buscarla.

El alcohol ocupa un lugar predominante en la vida del enfermo y el tratamiento pasa por encontrar algo que lo ocupe en su lugar. El ejercicio, sobre todo al aire libre, es una gran ayuda para olvidar el alcohol. Es importante realizar actividades con la pareja, familia y amigos, que le muestren su cariño y apoyo, y mantengan su mente ocupada.

Además, para ayudar a un alcohólico, es importante que comprenda que ni está sólo, ni es el único. Existen muchas personas que sufren esta enfermedad. Compartir sus experiencias y conocer la lucha personal de otras personas puede ser una fuerte motivación para hacerle sentir que él también puede dejar el alcohol.

Existen muchos grupos de ayuda donde puede encontrar gente en su situación, como alcohólicos anónimos. Probablemente, la familia y sus relaciones se hayan ido descomponiendo durante el proceso. Sin embargo, amigos y familiares también deben adquirir un compromiso, olvidando lo sucedido e involucrándose en la recuperación del enfermo.

 Ejercicios para dejar de beber

Las claves, por tanto, para poder ayudar a un alcohólico a recuperarse de los efectos del alcohol, pasan por una fuerte terapia psicológica, donde enfermo esté convencido del paso que va a dar, y se sienta apoyado por sus seres queridos. Compartir sus experiencias con otra gente que este abandonando el alcoholismo, y mantener la mente ocupada para evitar la tentación de beber alcohol.

Por último, está demostrado que el ejercicio físico es un tratamiento eficaz contra cualquier dependencia, dado que libera sustancias en el cerebro que sustituyen a aquellas que ocasionan la dependencia, generando una sensación de bienestar que desplaza la necesidad de beber. Además, el ejercicio físico supone muchas más ventajas, dado que además del componente biológico, proporciona mejoras emocionales, como el sentimiento de superación, y mantienen la mente distraída, lo que favorece en gran medida abandonar el alcoholismo.

En resumen, Mens sana in corpore sano.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Tipos de fobias más comunes en las personas
Siguiente
Cómo afecta el estrés a la salud diaria