Dormir bien es una de las máximas más importantes para tener una vida plena y satisfactoria, para rendir correctamente en el día a día, y para disfrutar de las pequeñas cosas de la vida sin que el cansancio haga mella en tu estado emocional. Sin embargo, cada vez es más habitual encontrar a personas que tienen serias dificultades para conciliar el sueño de forma correcta cada noche, que van más allá de una noche de insomnio puntual. Si es tu caso, no te preocupes, vamos a darte 10 técnicas para conciliar el sueño de forma rápida y eficaz.

10 técnicas para conciliar el sueño

El estrés, las preocupaciones diarias y el ritmo de vida, son los factores que muchas veces determinan la facilidad con la que nos quedamos dormidos, y es importante aprender a dejar esos pensamientos fuera de la habitación.

Para liberar nuestra mente y nuestro cuerpo de las pesadas cargas cotidianas, nada mejor que seguir algunos consejos con los que dormir no volverá a causarnos un conflicto.

Leer antes de dormir

Tomar unos minutos para leer un par de capítulos de un libro resulta efectivo para conciliar el sueño. De esta forma activas la mente y la imaginación, olvidando en el proceso esos problemas que te acechaban al acostarte.

Acostarse siempre a la misma hora

La biología del cuerpo nos dice que es posible que se acostumbre a casi cualquier cosa. Una rutina a la hora de acostarse, hará que el cuerpo se prepare de forma natural para la actividad en cuestión. Incluso el cerebro comenzará a producir serotonina y melatonina, neurotransmisores esenciales para un buen sueño.

Cenar ligero

Irse a la cama con el estómago lleno puede hacer que te resulte más complicado dormir, porque tu cuerpo estará trabajando a toda máquina. Tomar frutas o verduras es la mejor alternativa, ya que estos alimentos contienen minerales como magnesio y potasio, que facilitan la digestión y que son mejores para el organismo.

Contar ovejas

Parece un cuento chino aquello de que contar ovejas ayuda a dormir. Sin embargo, este y otros trucos mentales, como recitar el abecedario, ayudan a centrar la mente en una actividad relajante, dejando de lado todos esos problemas cotidianos que habitualmente nos asaltan por la noche.

Practicar yoga o ejercicios de relajación

Realizar algunos ejercicios de yoga o de relajación favorece que el cuerpo se relaje y se encuentre en un estado óptimo antes de acostarse. Por supuesto, siempre que los ejercicios sean tranquilos y no requieran de una actividad física intensa, lo que podría resultar contraproducente.

Utilizar remedios naturales

Existen algunas plantas que tienen propiedades de sobra probadas para ayudar a la conciliación del sueño. La lechuga es una de esas plantas a tener en cuenta, ya sea tomada en crudo o en infusión. Además, una bebida caliente consigue el efecto psicológico de adormecernos.

Escuchar música relajante

La relajación del cuerpo y de la mente es básica para lograr caer en brazos de Morfeo en poco tiempo. Para aquellas personas que leyendo no consiguen dormir, porque tienden a engancharse a la historia, puede resultar igualmente efectivo escuchar algo de música. Apuesta por música relajante, o algunas piezas de música clásica. Es de sentido común pensar que el Heavy Metal y el Electro Latino no son géneros apropiados para conciliar el sueño.

Apagar los dispositivos electrónicos

La luz de las pantallas o el sonido de la vibración son elementos que mantienen a nuestra mente alerta. Además, tener junto a la cama un teléfono encendido hace que nuestro cuerpo esté siempre preparado para atender una llamada o un mensaje, así que es mejor simplemente apagarlo. No hay nada tan importante que no pueda esperar unas horas.

Mantén un ambiente adecuado en tu habitación

La temperatura, la oscuridad, el olor e incluso los colores de paredes y mobiliario, son elementos a tener en cuenta a la hora de dormir. Es recomendable mantener la habitación a modo de santuario, y pasar en ella solo el tiempo que vas a invertir en descansar. Cuantas menos cosas haya en el entorno, menos posibilidades habrá de distraerse con ellas.

Técnica 4-7-8 de relajación

Si ninguna de las técnicas anteriores resulta efectiva, existe un procedimiento que está ganando adeptos en todo el mundo, y que garantiza caer en un sueño profundo en pocos minutos. Se trata de una técnica en la que se controla la respiración, ayudando en el proceso a relajar el cuerpo y la mente.

Para realizarla es preciso estar acostado en la cama y recordar los números que le dan nombre: 4, 7 y 8. El proceso es el siguiente:

  • Tomar aire por la nariz durante 4 segundos.
  • Mantener el aire en los pulmones durante 7 segundos.
  • Expulsar el aire por la nariz o por la boca durante 8 segundos.
  • Repetir hasta quedarse dormido.

Con estas 10 técnicas para conciliar el sueño, no tendrás excusas para levantarte cansado al día siguiente. ¿Las has probado todas? ¿Cuál es las que más efectiva te resulta?

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Qué es la Hepatitis y cómo se contagia la hepatitis A, B o C
Siguiente
Cortes de digestión: causas, síntomas y qué hacer para evitarlos